VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Belleza

4 secretos de belleza para la oficina

Nunca sabes si te espera alguna reunión inesperada. Aquí los productos que debes tener en el cajón de tu escritorio para estar siempre perfecta.

4 secretos de belleza para la oficina

Mantener el maquillaje intacto todo el día, la piel hidratada y el pelo perfecto no es  tarea fácil, más aún cuando tenemos que correr de una reunión a otra. Aquí, cuatro secretos para que te veas radiante desde las 8 de la mañana hasta que llegues a casa.

1.- Agua Termal. Independiente de si usas o no maquillaje, es vital mantener el rostro hidratado para un look fresco y descansado. Antes de salir de tu casa aplica un hidratante con protector solar y durante el día refréscate con agua termal. Usa también una crema de noche para un efecto redondo y así tu piel se verá siempre saludable y joven.

2.- Básicos. Nunca sabes cuándo va a surgir una reunión con un cliente o cuándo tengas que salir a hacer una entrevista. Por lo mismo, es esencial que tengas en tu escritorio un estuche de maquillaje con tus must para el día. Te recomiendo: corrector de ojeras, blush, gloss, un rouge, máscara de pestañas y un delineador en lápiz para poder difuminarlo o hacer una línea gruesa, dependiendo de la ocasión.

3.- Menos es más. Nada peor que estresarse por el peinado o que se desarme en la mitad del día y tener que correr al baño a arreglarlo. Por eso, te recomiendo tomarlo en un moño simple, una media cola, hacia atrás, o en una trenza que caiga sobre los hombros. Al igual que el maquillaje, ten siempre a mano un cepillo de pelo y algún sérum para dar forma a tus puntas.

4.- Prolija. Las manos dicen mucho de nuestra personalidad y rutina, especialmente las uñas. Usa una crema humectante especial para esta zona y opta por una manicure sencilla y fácil de mantener. Si es que escoges un diseño muy elaborado o un color muy oscuro, y se sale parte de la capa del esmalte mientras estás en la oficina, no vas a poder esconderlo por mucho tiempo. Un brillo transparente o una manicure francesa, con la línea blanca no muy gruesa, son ideales para el trabajo. También está la opción de siempre tener quitaesmalte en tu cajón.

Comenta este post

cerrar