VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Belleza

BEAUTY FOOD: ¡BENDITA MIEL!

No todas lo saben, pero este alimento puede ser un excelente aleado cosmético. Aquí te enseñamos a preparar un tratamiento full hidratante, ¡fácil y desde la comodidad de tu hogar!

BEAUTY FOOD: ¡BENDITA MIEL!

Uno de los ingredientes naturales claves para la cosmética es la miel, y esto se debe a su poder vitamínico y las enzimas que contiene.  La combinación de estos le otorga la capacidad de cuidar y embellecer nuestra piel.

Es por esto que es un must para incluir en nuestra rutina de belleza y así tener nuestro rostro siempre hidratado.

Dentro de sus cualidades, la miel ofrece una acción limpiadora inigualable gracias a las enzimas que limpian en profundidad y eliminan las toxinas.

Por esta razón existen productos en el mundo de la cosmética – jabones, exfoliantes, desmaquillantes e hidratantes – con este ingrediente como estrella principal.

CUEPR

Al ser rica en azúcares funciona perfecto como exfoliante natural y no es agresivo, dejando la piel suave y revitalizada. Y al contener muchas vitaminas resulta indispensable para mantener la piel humectada durante todo el día, ayudando a conservar su elasticidad.

Y, por si fuera poco, es ideal para pieles con manchas o acné, ya que reduce las impurezas y evita el aumento de bacterias.

La miel guarda muchas propiedades en su composición, no solo combate microbios, sino que además limpia e hidrata, convirtiéndose así en un tratamiento muy eficaz si se combina con los ingredientes adecuados.

¡Con la receta casera que te dejamos a continuación podrás experimentar tú misma los beneficios de este producto natural!

Tratamiento humectante

Ingredientes
(Para una máscara)
– 1 cucharada de miel
– 1/4 de plátano
– 1 cucharadita de avena
– 1 cucharadita de yogurt natural

Preparación
– En un pocillo vierte el plátano molido, la miel, el yogurt y la avena. Mezcla todo muy bien.

Aplicación
Limpia tu rostro y aplica, dejando los ojos limpios. Deja actuar la máscara por unos 15 o 20 minutos y luego enjuaga con agua tibia.

Comenta este post

cerrar