VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Belleza

Dime lo que comes y te diré tu tipo de piel

A diario nuestra piel se ve enfrentada a múltiples factores que la deterioran, por eso la tendencia es cuidar la alimentación para que cada uno de los nutrientes se refleje en su salud.

Dime lo que comes y te diré tu tipo de piel

Además de los tratamientos de belleza para retrasar el envejecimiento o cuidar la salud de la piel, es importante alimentarse de la forma correcta, ya que cada uno de los nutrientes que consumimos se reflejan en la calidad de nuestra piel, por eso también siempre suele delatarnos cuando nos estamos alimentando mal.

Para lucir una piel radiante esta temporada, hablamos con Janine Leal, especialista en Nutrición y Dietética, quien nos entrega algunas recomendaciones para integrar a nuestra dieta y lograr una alimentación equilibrada y mucho más saludable.

comida
Janine nos cuenta que dentro de la dieta habitual debemos considerar ciertos indispensables, como por ejemplo:

Agua: Frutas como sandía y melón, hortalizas como lechuga y pepino. “Este tipo de alimentos tienen agua en un 95%, por eso se convierten en un aliado estratégico en el verano para mantener bien nutrida e hidratada la piel, además son de muy fácil digestión y absorción”, asegura la especialista. Otros infaltable son las infusiones y agua de coco.

Es importante tomar en cuenta que “este tipo de frutas tienen un alto índice glicémico, por lo que se recomienda consumir en cantidades moderadas, y ajustadas a otras fuentes de carbohidratos debido al incremento de azúcar e insulina en sangre que pueden producir”, agrega.

Vitamina C: “Potente poder antienvejecimiento, combate los radicales libres que también son producidos por el daño de los rayos solares y además es una molécula esencial que interviene en la formación del colágeno en la piel”, asegura. La encontramos en el kiwi, pomelo, naranja, pimientos y coles. Además, aconseja comer frutas crudas y con piel, ver- duras como pimientos y coles preferiblemente muy poco cocidas.

p075vc-2

Vitamina E: Aceites vegetales, semillas de girasol y calabaza, salvado de arroz y trigo. Potente antioxidante y fotoprotector.

Carotenoides: Debido a sus propiedades fotoprotectoras, es un nutriente fundamental en la preparación de la piel para los rayos solares. “Potente antioxidante que evita la destrucción celular y el envejecimiento, además es precursor de la vitamina A, que ejerce una función esencial en la renovación celular”, explica Janine. Están presentes en frutas como el mango, naranja, papaya, durazno, zanahorias, calabaza, camote, entre otros.

Oligoelementos como Selenio y Cobre: Se encuentra en nueces, almendras, pistachos, semillas y pescados. La especialista cuenta que “como son alimentos que aportan un alto contenido calórico a partir de los ácidos grasos poliinsaturados, se sugiere incorporarlos en dosis moderadas en forma de colaciones”.

Proteínas de alto valor biológico: “Las fuentes de proteínas que aportan aminoácidos esenciales son vitales para la síntesis de los tejidos, por eso se recomienda recurrir a proteínas magras como la clara de huevo, pescados, y otras carnes, como pavo y rojas en menor medida”, recomienda. Proteínas vegetales procedentes de porotos, lentejas, frutos secos y cereales integrales también son fundamentales para la salud de la piel.

p076vc-1

LUNES

Desayuno: Una tostada integral con queso fresco. Una porción de kiwi. Infusión de té verde.
Colación: Porción de nueces. Jugo de betarraga sin azúcar adicional.
Almuerzo: Porción de pescado azul al horno con jengibre y eneldo, ensalada de hojas verdes (lechuga y berros) palta y semillas de maravilla, aderezo de aceite oliva, sal y limón.
Colación: Yogur natural descremado con duraznos en trozos.
Cena: Pechuga de pavo en sus jugos al horno con crema de espinaca y acelgas.

MARTES

Desayuno: Avena con leche descremada, canela y miel. Una porción de naranja. Infusión de manzanilla.
Colación: Porción avellanas y pistachos sin sal. Jugo de espinacas y betarraga.
Almuerzo: Porción de pavo al horno con brócoli y coliflor salteados, y arroz integral.
Colación: Yogur natural descremado con manzana.
Cena: Mariscos con puré de camote.

p077vc-1

MIÉRCOLES

Desayuno: Avena con leche descremada. Una porción de naranja. Infusión manzanilla.
Colación: Porción de avellanas.
Almuerzo: Porción de pollo guisado con ensalada mixta, semillas de zapallo y camote.
Colación: Yogur con pera.
Cena: Budín de zapallos italianos y zanahorias al horno con claras de huevo y perejil.

JUEVES

Desayuno: Granola de avena y frutos secos con leche vegetal de almendras. Porción de melón (300 g), Infusión de té verde.
Colación: Porción de queso fresco con galletas de arroz y agua de coco.
Almuerzo: Porción pescado a elección a la plancha con ensalada verde con chía y linaza.
Colación: Yogur descremado con plátano.
Cena: Pollo con berenjenas y pimentones asados.

VIERNES

Desayuno: Tortilla de claras de huevo y quesillo. Porción de papaya (300 g). Infusión manzanilla.
Colación: Porción de granola natural y yogur descremado.
Almuerzo: Porción de guiso de lentejas y ensalada de tomate con zanahorias y aderezo a gusto.
Colación: Yogur natural con cerezas.
Cena: Porción de bistec de posta negra con ensalada de hojas verdes y semillas de chía, aderezo de aceite de oliva, pimienta y aceto balsámico.

SÁBADO Y DOMINGO

Repetir alguna de las opciones anteriores.

Comenta este post

cerrar