VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 29 personas

Belleza

Consejos para no caer en los excesos estas fiestas

¡Ni uno más! Sin duda es una meta difícil, y es que en esta temporada el exceso de comida y los alimentos prohibidos se convierten en un combo explosivo enemigo de todas las dietas.

Consejos para no caer en los excesos estas fiestas

Controlar lo que comes para no ganar peso, es una tarea que puede cumplirse con éxito gracias a esta serie de consejos y una buena dosis de disciplina, los cuales te permitirán disfrutar las fiestas de fin de año y, por supuesto, de todo lo que haya en la mesa. Son tan sencillos que no solo harán que cumplas con sensatez cualquier plan alimentario, sino que logres bajar uno o dos kilos aun cuando no lo tenías planeado. Disfruta añadiendo nuevos productos a tu dieta, equilibrando tus platos, y lo mejor, ¡brinda sin remordimientos!

1. Pequeños placeres

La dieta en tendencia desde hace un par de años, y que se hizo famosa en Londres de la mano de celebridades como Madonna, puede ser muy útil en estos días. Se trata de The Sirtfood Diet, régimen en el que están permitidos ciertos alimentos ricos en polifenoles, capaces de activar genes (sirtuinas) que ayudan a combatir el envejecimiento e incrementar la actividad del metabolismo acelerando la pérdida de peso. ¿Qué podemos rescatar aquí?

¡El vino y chocolate! Dos delicias a las que nos enfrentamos en esta época y que podemos elegir como pequeños placeres para mitigar el deseo de consumir tentaciones dulces y alcohol. Por ejemplo, harás más por tu dieta si cambias un coctel por una copa de vino tinto (sin excesos, claro) o si das una mordidita a una barra de chocolate con un mayor porcentaje de cacao (menos azúcar) en lugar de culpabilizarte por comer un postre entero. Lo ideal es introducirlos en una dieta saludable que incluya opciones nutritivas como granos y proteínas bajas en grasa.

2. Mantente lejos de lo procesado

¿Cada año te ves en el mismo escenario? Navidad y fin de año, en donde el menú incluye comida procesada, como papas fritas, gaseosas, picoteo, jamón y queso de supermercado. Los bocados industrializados se han convertido en los enemigos de todo plan alimentario por tener alto contenido de sodio, azúcares, carbohidratos, conservadores, aditivos, colorantes artificiales y muchas calorías que contribuyen a ganar peso y a desequilibrar el metabolismo. Un estudio publicado en la revista Nature, encontró que los emulsificantes, un químico bastante común en este tipo de productos, impactó en la salud y provocó obesidad en animales sometidos a la prueba. En su lugar, elige alternativas “para picar” ricas en fibra, vitaminas y proteínas, por ejemplo, nueces, almendras, granola o kale, y que puedes llevar contigo en tu cartera.

3. Equilibrio, la clave

Un balance adecuado de proteína, fibra y grasas saludables te ayudará a sentirte satisfecha por más tiempo. Es así que te librarás de subir de peso si logras convertirlo en un hábito. Cuando te sientes a la mesa, procura equilibrar tu menú incluyendo tres grupos de alimentos: en dos tercios sirve una porción de frutas y verduras, y una ración de legumbres y bocados de origen animal en el tercio faltante; puedes agregar cereales y tubérculos, de acuerdo con la recomendación de la Secretaría de Salud mexicana a través del Plato del Bien Comer. Y si llegara a faltar un grupo a la hora de comer, sustitúyelo por otro que contenga el mismo valor nutritivo, sin eliminarlo.

4. ¡No cuentes las calorías!

Te volverás loca antes del primer bocado. Prueba de todo y no te obsesiones con el índice calórico que vas a ingerir. Combinar emociones poco positivas que se disparan con el hambre y las ganas de comer de todo (¡y no poder hacerlo!) genera frustración. Ser neutral y basarte en qué tan satisfecha te sientes durante una comida, será la clave para detenerte a tiempo. Sirve en tu plato la mitad de lo que crees que debes consumir, disfrútalo, y si después de 15 minutos continúas con hambre, sírvete un poco más. Si luego de eso te sientes satisfecha y no llena, detente. ¡Te darás cuenta de que comer es un momento para gozar! Esta forma de alimentarte ayuda a controlar tu peso con éxito y las ganas de ingerir demás, afirma Alexia Lewis, médica nutricionista de N.E.W. Motivation Coaching.

5. Para las amantes de los postres

Los carbohidratos son fuente de energía, y los más saludables son el pan de grano entero, avena, quinoa, frutas y vegetales, que deben formar parte del 50 o 60% del consumo diario de calorías para mantener un peso estable. En esta temporada, es importante que identifiques cuáles son aquellos que sabotean tu dieta y te provocan ciertos problemas como inflamación y mala digestión. Las bebidas gaseosas con azúcar, el pan blanco y la repostería, pueden sumar kilos debido a que tu cuerpo los convierte en glucosa (azúcar) y si no logra transformarlos en energía, se alma- cenan como grasa. ¿Cómo evitarlo? Elige opciones saludables y naturales, por ejemplo, si deseas devorar un postre, toma una pequeña cucharada para probarlo y sacia tus ganas de azúcar con fruta, que es rica en vitaminas y fibra, aconseja la prestigiosa nutricionista estadounidense Marie Spano.

6. La fórmula para comer menos

¡No es imposible si logras convertirte en la estrella del desayuno! Si empiezas tu día con una alimentación completa, seleccionarás mejor tus próximos platos y llevarás un régimen balanceado el resto de la jornada. Expertos aseguran que quienes desayunan vegetales, frutas, proteínas y cereales por la mañana, tienen más energía y logran controlar lo que consumen en sus siguientes comidas. Empieza ya para acostumbrar a tu cuerpo a un nuevo reloj alimentario y así lograr cenar sin caer en excesos.

7. ¿Cocteles? ¡No gracias!

El agua siempre será tu aliada si no quieres acumular grasa y kilos. Los líquidos azucarados que se usan para mezclar bebidas alcohólicas o los jugos que se añaden a los cocteles, harán que ganes peso en un solo trago. Si tu consumo de alcohol es inevitable mézclalo con agua mineral o gasificada en vez de refresco de cola, o bien, opta por agua tónica, tiene menor cantidad de azúcar. Y si no hay manera de que rechaces una especialidad, es mejor prepararla con jugo de fruta natural. ¡Misión imposible para un bartender!

8. Inicia bebiendo un vaso grande de agua o una taza de té caliente

Continúa así el resto del día, hasta completar dos o tres litros de líquidos. Así eliminarás las toxinas después de un fin de semana de excesos.

9. Realiza tres comidas al día

Haz una cuatro horas después del desayuno, y cena antes de las siete de la tarde. Céntrate en opciones ricas en vitaminas y minerales, ya que durante las cenas lo que más consumes son alimentos altos en calorías y con pocos nutrientes.

10. Toma un snack por la tarde

Hazlo alrededor de las 4:00 pm, aun mejor si tiene ingredientes verdes como kale, espinaca, té verde o menta, los cuales puedes preparar en smoothie. Asegúrate de incluir proteínas como leche de vaca, soya o almendra, yogur.

FINALIZA CON UN DETOX

En estas fechas es inevitable resistirse a esos manjares que nos hacen perder la razón y la figura. Según Valerie Berkowitz, dietista y coach de estilo de vida, podemos ayudar al cuerpo a desintoxicarse y mejorar el metabolismo con estos tips, ideales para luego de haber caído ante la tentación de comidas abundantes y repletas de calorías vacías, con carbohidratos poco saludables y mucho alcohol.

Comenta este post

cerrar