VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Celebridades

Hollywood y las reglas de la nueva sexualidad

¿Qué es la “fluidez” sexual y por qué algunas famosas se han identificado con este concepto?

Hollywood y las reglas de la nueva sexualidad

A veces es difícil seguir las vueltas que da el ir y venir amoroso de las estrellas, que como se ha dicho en más de una ocasión, puede parecer un sexy juego de sillas musicales. Sin embargo, últimamente la trama ha dado un giro inesperado que deja a más de uno confundido con la aparente facilidad con la que algunos famosos cambian no solo de pareja, sino que también de orientación sexual.

La mejor muestra de esta “fluidez” es el caso de la actriz Amber Heard, quien antes de casarse con Johnny Depp sostuvo una relación romántica de cuatro años con la fotógrafa Tasya van Ree. De hecho, se rumoreó que Amber había adoptado legalmente el apellido de su pareja, con quien se alega que se casó en una ceremonia extraoficial antes de que el matrimonio gay fuera legal en Estados Unidos.

lI0XbgHhWnkl

Como es natural, muchas personas se preguntan: si hoy ella está con una mujer y mañana está con un hombre… ¿cuál es la verdadera sexualidad de Amber? ¿Se define como gay, heterosexual, bisexual? ¿Qué efecto tiene esto en sus relaciones amorosas? En el nuevo mundo de los millennials de Hollywood, la sexualidad no se define como hetero, homo o bisexual.

LAS REGLAS DE LA ATRACCIÓN, REDEFINIDAS

La nueva definición es sexualidad “fluida” y cada día son más las celebridades que se suman públicamente a las filas de Amber. La lista corta incluye a Kristen Stewart, Lily-Rose Depp, Cara Delevingne, Demi Lovato, Taylor Schilling, Miley Cyrus, Megan Fox, Evan Rachel Wood, Ireland Baldwin, Ruby Rose, Lindsay Lohan y Paris Jackson. Esta última causó conmoción cuando asistió a la fiesta de graduación de su colegio con una chica…, pero no por lo que te imaginas, sino porque la hija de Michael Jackson llevó una corbata y el pelo teñido del color del vestido de la chica (vale aclarar que hasta el momento la mayoría de las personas que se identifican con este término, al menos entre las celebridades, son mujeres).

La actriz Kristen Stewart es quien mejor expresa el lema de los millennials de Hollywood, que comprende la generación de los jóvenes de 18 a 34 años de edad. “Yo vivo en la ambigüedad y no puedo definir mi sexualidad”, dijo la exnovia de Robert Pattinson y también de la cantante francesa Stephanie Sokolinski (“Soko”). En la actualidad, Kristen tiene una relación con Stella Maxwell, modelo y ángel de Victoria’s Secret.

kristen_stewart

¿Cómo explican estas personas esa “fluidez” que les permite amar sin considerar el género? Cara Delevingne lo expresa así: “Lo que me atrae de una persona no es si es hombre o si es mujer, sino lo que él o ella es como ser humano”. Pero… ¿es esto posible? La verdad es que sí… y no. ¡Hasta la respuesta es fluida!

ENTRA KINSEY EN ESCENA

Aunque para los millennials el tema de la sexualidad “fluida” es algo nuevo, la realidad es que la ciencia lleva mucho tiempo explorándolo. Como lo hizo el biólogo Alfred Kinsey, quien después de estudiar durante muchos años el comportamiento sexual humano, creó la Escala de Kinsey, que establece siete diferentes grados. La escala va de cero (exclusivamente heterosexual) a 6 (exclusivamente homosexual). Sin embargo, siempre ha habido personas que no se identifican con ninguno de los dos extremos.

De hecho, en un estudio reciente llevado a cabo en Estados Unidos por la compañía de encuestas YouGov, casi la tercera parte de los jóvenes que se midieron con la escala de Kinsey se declararon en el centro de la misma —el número 3— que corresponde a la categoría de bisexual.

Entonces, ¿por qué los millennials no han adoptado ese término? Quizás porque la palabra bisexual aún carga el estigma de la cultura discotequera de los años 70 y los proponentes de la sexualidad “fluida” no quieren asociarla con el libertinaje o la promiscuidad. Taylor Schilling, la actriz de Orange is the New Black, asegura que “soy monógama ciento por ciento”.

depre-cara-delevingne

LOS MILLENNIALS

El bisexualismo del pasado se ha transformado en la nueva sexualidad “fluida” del siglo XXI. Por supuesto, esto no hubiera ocurrido sin que antes se diera un gran cambio cultural que les permite a Kristen, Cara, Taylor, Ireland y Miley “destapar” su auténtica sexualidad.

Y es que los jóvenes de la generación millennial son diferentes a todos los que vinieron antes, porque ellos crecieron en una cultura sacudida por figuras como David Bowie, Joan Jett y Prince, que usaron la ambigüedad sexual en su carrera artística y, de paso, transformaron el mundo. En un ambiente más permisivo, donde las diferencias no se condenan y, en algunos casos, incluso se celebran, ellos se han sentido libres para manifestar su sexualidad sin miedo al rechazo.

Según Kristen Stewart: “Creo que en tres o cuatro años habrá muchas más personas que piensan que no es necesario definir si son gay o heterosexuales”. Por el momento, como siempre, los millennials de Hollywood son los que están a la vanguardia.

Comenta este post

cerrar