VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 36 personas

Celebridades

La era de Kendall

Sus ganancias millonarias la posicionan como la nueva reina en el mundo de la moda. Pero no solo eso, ella ha impuesto las nuevas reglas. La modelo se alista para hacer su gran irrupción y tomarlo todo.

La era de Kendall

Luego de 15 años como absoluta en las listas anuales de las modelos mejor pagadas del mundo, la brasileña Gisele Bündchen fue desplazada. Quien tomó su lugar fue nada menos que Kendall Jenner, la cual está cimbrando el universo del modelaje como hace mucho no veíamos. De los 17,5 millones de dólares que facturó la rubia durante el año, a los 22 que ganó la morena, hay una distancia respetable que, de hecho, la hizo despegarse del resto de las maniquíes de la industria. Su portentoso estilo ha hecho que ni siquiera Chrissy Teigen, Adriana Lima o Gigi Hadid logren verle el polvo. Y según se percibe, su reinado durará un buen rato, porque pese a las críticas, su éxito no solo se debe a que pertenece al clan Kardashian, sino ella representa a la nueva generación de mujeres inteligentes, bellas y poderosas, que vienen pisando más fuerte que nunca, y más allá de las pasarelas.

No solo K

Aunque a sus 37 años, Gisele luce fabulosa, la juventud se impone. Y Kendall tiene 22. ¡La misma edad en la que Bündchen se posicionó por primera vez! Ya lo explicó la psicóloga Nancy Etcoff, autora del libro Survival
of the Prettiest. “Existe una atracción natural hacia lo juvenil y lo bello, porque el inconsciente lo relaciona con la capacidad de reproducción y en ello, se juega la permanencia de la especie humana”. En una industria donde la imagen es la razón de ser, es imposible saltarse las reglas del juego. Pero obvio, que sea joven y guapa, no son las únicas razones de su meteórico ascenso. Aunque es innegable que el reality show Keeping up with the Kardashians la ayudó a despegar, es innegable que Kendall brilla con luz propia.

De entrada, posee una experiencia impresionante. Desde que se inició a los 14 años, ha fichado en desfiles y campañas para Chanel, Donna Karan, Versace, Marc Jacobs, DVF y Givenchy, entre otras firmas. Además, ha hecho más de 30 portadas para los títulos más relevantes del mundo. Y su inquietud no ha parado ahí; también ha realizado comerciales y conducciones, ha actuado y hasta se probó como escritora. Siguiendo las inclinaciones empresariales de la familia, lanzó al mercado sus propias líneas de zapatos, ropa y joyería.

Kendall o cómo usar Internet

La chica es un torbellino. Sin embargo, su mayor talento y, en definitiva, la clave de su éxito, ha sido su hábil manejo en las redes. Ya sabemos que aprendió de la mejor. Al seguir los pasos de su hermana Kim, como suele suceder, la alumna superó a la maestra. Pero en este caso, en un grado superlativo. Sin tener que desnudarse, en realidad ha llegado a volverse viral y, de paso, ha marcado un hito.

Los hechos concretos arrojan que tiene más de 88 millones de seguidores en Instagram, todos pendientes de sus publicaciones. La top también resguarda la mayor cantidad de likes en la historia para una foto (aquella en la que se hizo una aureola de corazones con su cabello); en concreto, 2,5 millones. No por nada encabezó hace un par de años, la lista de los 30 adolescentes más influyentes del planeta, elaborada por la revista Time.

La tarifa de 370.000 dólares por cada anuncio que postea y que se reproduce al infinito, está más que justificada. Se entiende por qué muchas marcas están ansiosas por subirse a su barco. Hacerlo les garantiza que sus propios números escalarán posiciones. Esta enorme popularidad es la causa por la que Estée Lauder no la suelta, Karl Lagerfeld la eligió y La Perla se la arrebató a Victoria’s Secret.

BEVERLY HILLS, CA – JANUARY 07: 75th ANNUAL GOLDEN GLOBE AWARDS — Pictured: Model Kendall Jenner arrives to the 75th Annual Golden Globe Awards held at the Beverly Hilton Hotel on January 7, 2018. (Photo by Neilson Barnard/NBCUniversal/NBCU Photo Bank via Getty Images)

Casting virtual

Pero la estrategia de Kendall no solo ha significado muchos ceros en su cuenta. Con ella, la era de las insta girls o insta models se ha sobredimensionado para irrumpir de lleno. Se augura que derivados de lo que ha ocurrido con ella, se producirán cambios trascendentes en el medio de la moda. Es cierto que obtener popularidad y dinero apareciendo en Instagram no es nuevo. Desde hace dos o tres años, varias marcas y agencias han dejado de buscar a chicas y chicos en las calles, y hacen scouting navegando por Internet. Marc by Marc Jacobs es un ejemplo. Otro, es la agencia IMG Models, una de las más notables en el ramo, que con el hashtag #WLYG, siglas de We Love Your Genes, recluta nuevos talentos y, sobre todo, logra más de sus seguidores.

Tampoco es que las modelos más importantes hayan estado ajenas. Pero los 10 millones (hoy 41 millones) de seguidores que en su momento de gloria tuvo Cara Delevingne y que le valieron jugosos contratos, o los casi 100.000 likes que llegó a obtener Gigi Hadid en una publicación y que la ayudaron a posicionarse, palidecen ante las cifras obtenidas por Kendall. Sus ingresos auguran un mayor impulso a esta redituable y poderosa “cibervitrina”, poniéndola a la altura de las portadas y las pasarelas más grandes.

Su autenticidad

La mira se encuentra en los “me gusta”, en los seguidores, en las cascadas de corazones que surgen de inmediato al postear la foto de pasarela del fashion week en turno, o en cuántos números se incrementó la cuenta de una firma luego de anunciar una contratación. Y aquí llegamos a otro punto esencial: ¿cuál es la magia para lograrlo? No es solo una pose bonita, tampoco un momento íntimo o un estilo espectacular. Hay quienes le apuestan a la exposición mediática, a las declaraciones fuertes e imágenes atrevidas. Kendall decidió hacerlo diferente. Sacudirse a Kim, a los líos de sábanas entre su hermano y Blac Chyna o tomar distancia de la transformación de su padre Bruce a Caitlyn, no debe haber sido nada fácil. Pero se puso a trabajar duro y lo consiguió.

Su estilo refinado y elegante, muy en la estética francesa, y una energía que nos recuerda a la de muchas tops que supieron tomar el control de sus carreras, le ayudaron. Pero ha sido su manera genuina de ser lo que le ha permitido conectar a profundidad con sus legiones de fans. “Ella es una hermosura moderna que representa a la generación de mujeres que vive, se inspiran y comparten la belleza, la moda y la vida 24×7, muy a su manera y de una forma cautivadora”, dijo Jane Hudis, presidenta global de Estée Lauder, describiéndola a la perfección.

Kendall es una presencia refrescante y también un hito que, sin duda, marcará un antes y un después en la industria. Pero, sobre todo, representa una buena fuente de inspiración para millones de mujeres. Exitosa, bella, divertida y fiel a sí misma, la nueva soberana ya está aquí. Larga vida a su reinado.

Comenta este post

cerrar