VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 30 personas

Celebridades

Taylor Swift: sensibilidad al máximo

Reputation se convirtió en el disco más vendido de 2017 en el mundo. Un logro notable en estos tiempos para quien el éxito comercial no es un asunto que le quite el sueño. Su atención va más allá de las pegajosas canciones que interpreta y escribe. Es la situación de las nuevas generaciones lo que también gira de forma constante en la órbita de sus pensamientos.

Por Por: Benjamín Acosta, desde Los Ángeles Fotos: Cortesía Universal Music
Taylor Swift: sensibilidad al máximo

Tiene más de 100 millones de seguidores en Instagram y es prácticamente una tradición que sus discos rebasen el millón de unidades vendidas tan solo durante su primera semana de lanzamiento. Es una bomba en las listas de popularidad y de reproducción que ha llegado más lejos del simple fenómeno inmediato.

Y simultáneo al éxito profesional destaca la realización personal que ha conseguido al involucrarse con actividades que buscan mejorar la condición de las personas. Su labor filantrópica ha repercutido en diversos escenarios del globo. Proyectos relacionados con la alfabetización, educación artística, ayuda a víctimas de desastres naturales y también hospitales infantiles aparecen en su propio listado de logros que no requieren de reflectores.

Taylor Alison Swift nació en Pensilvania pero desde los 14 se estableció con sus padres en Nashville para iniciar una carrera profesional en la música country. Tras debutar en 2006, su nombre comenzó a hacerse popular y ser relacionado con nuevas marcas en la industria musical. Solo tenía 20 años de edad cuando recibió su primer Grammy que le otorga el honor de ser la compositora más joven en obtenerlo. A la fecha en su repisa luce una decena de estos gramófonos y el total de la venta de sus discos se acerca a los 45 millones de copias. Así es de fascinante la historia de una chica que creció en un área de cultivo de árboles de Navidad, que tomó lecciones de canto y que participó en concursos de jóvenes talentos mientras soñaba con musicales de Broadway.

¿Extrañas la música country?

Sigue siendo parte de mi vida porque la escucho y canto cuando estoy en soledad o con amigos. Grabar y componer música pop me ha dado más parámetros en cuanto a estética de sonido. Siento que son mundos que se complementan, que conviven en cierta forma. El country en buena medida es música pop estadounidense, maneja un lenguaje muy particular. Es la música con la que crecí y soñé cuando deseaba dedicarme a esto y estar sobre un escenario.

¿Los conciertos integran el aspecto que más te satisface en tu carrera?

Representan una parte muy importante. Las grabaciones son emocionantes porque tienen la posibilidad de trascender, de convertirse en parte de la historia. Y un concierto posee un potencial particular para conservarse en la memoria. Cada uno de mis shows se realiza con esa idea, ser un acto memorable por la alegría que causa en las personas que lo presenciaron. El estudio de grabación y el escenario representan ambientes donde la energía es algo vital. Son espacios prácticamente sagrados donde colocas tu corazón y lo mejor de ti para plasmar las emociones. Por eso la música es algo mágico como otras expresiones artísticas donde intentas plasmar lo mejor que hay adentro de ti.

Si hablamos de inspiración, ¿cómo explicas lo que sucede contigo en ese sentido?

Pienso en las posibilidades que existen para escuchar la voz interior que te dirige, que te lleva hacia lugares que puedes visitar a través de una canción. Siempre trato de anotar las ideas en la medida que llegan, lo hago para evitar que escapen y se desvanezcan para siempre. Anoto palabras clave, que me gustan como suenan, también frases que me parecen poderosas o en mi teléfono grabo líneas melódicas que pudieran funcionar más adelante. Se trata de un trabajo de tiempo completo porque inconscientemente todo el día pienso en letras o melodías. La música te envuelve y así es como de pronto andas por la vida.

¿Desde niña te sucedía?

Desde muy pequeña sentí que habitaba un mundo completamente musical. Sentía que las canciones son como pequeños motores que te impulsan cada día. Pueden ser cuentos maravillosos o una especie de novelas sintetizadas que pueden sacudirte, que logran hacerte reaccionar de la mejor forma. Es cuestión de dejar que tu sensibilidad se mantenga libre del ruido para que puedas escuchar realmente. Y además la música es un arte que cuenta con una portabilidad impresionante, ahora más que nunca. Cierras los ojos mientras te colocas un par de audífonos y listo, ¡a viajar!

¿Qué tanto te preocupa la narrativa de tus canciones?

Creo que he conseguido no apartarme de la responsabilidad que representa lo que manifiesto en una canción. Me gusta narrar historias que puedan ser útiles y edificantes. Me interesa explorar las diferentes facetas del ser humano de tal forma que exista la posibilidad para mostrarte algo positivo.

Ese sentimiento se ha combinado con tu preparación profesional y la perseverancia que también te caracteriza…

Cuando seguimos los verdaderos deseos del corazón no podemos equivocarnos. Cada uno puede hacerse esa pregunta para saber en realidad qué es lo que quiere. Lo he vivido de una manera muy intensa, me concentré en canalizar esos sentimientos y pensamientos para llegar a metas que he trazado desde muy pequeña. Es una bendición encontrar esa clase de respuestas para seguir en el mismo camino.

Es la filantropía otro de los temas que te interesa bastante…

Pienso que todos tenemos la posibilidad de colaborar de muchas maneras. Trato de hacer algo que ayude a otras personas en diferentes situaciones. Es un verdadero placer conseguirlo y espero aprovechar la oportunidad lo mejor posible. El mundo necesita que todos contribuyamos de diferentes maneras. Provocar sonrisas en los demás es un enorme privilegio y un gran tesoro.

Más datos…

Es dueña de varias marcas derivadas del éxito obtenido desde sus inicios. Con Fearless (2008), su segundo álbum, se convirtió en la artista más joven en recibir un Grammy. Desde entonces comenzó la cosecha de estos premios y ser ubicada como la única cantautora cuyos álbumes venden al menos un millón de copias durante su primera semana de lanzamiento. Por ello no es casual que su primera gira haya convocado a más de 1,5 millones de asistentes.

Vive entre Nashville y Beverly Hills, además tiene una casa para descansar en Rhode Island y un jet privado para trasladarse a estos puntos.

Comenta este post

cerrar