VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 9 personas

Celebridades

Mon Laferte de búsqueda y riesgos

Sin dejarse llevar por el sonido que distingue a buena parte de la música pop contemporánea, esta cantautora se apoya en la significativa labor que implica contar historias sin limitarse a un solo género musical. La energía que transmiten sus letras y apasionada interpretación la llevaron de presentarse en bares de Valparaíso a vender más de medio millón de discos en Latinoamérica.

Mon Laferte de búsqueda y riesgos

En estos años he aprendido a decir que no, pero la verdad es que me gusta más decir que sí porque me divierte bastante”, confiesa Monserrat Bustamante Laferte (Viña del Mar, 1983). Y es que a lo largo de sus cuatro álbumes ha empleado sin prejuicio algunos diferentes géneros musicales como materia prima para moldear su propio estilo, tan potente como dramático y dulce.

Invéntame, Antes de ti (que además cuenta con una versión en japonés) y Amárrame, son claros ejemplos con los cuales ha establecido complicidad con un público que no ha dejado de crecer en los últimos años.

Sin miedo a las críticas, la cantautora aprovechó su conducción en la versión 2018 de los premios MTV MIAW para entregar un potente discurso político. “Me gustaría invitarlos y hacer un llamado a poner esta misma ener- gía para salir a votar. Y no dejar en manos de otro lo que más nos importa”, dijo. La talentosa multinstrumentista –que vive desde hace poco más de una década en Ciudad de México– ha colaborado con personajes tan disímbolos como Plácido Domingo, Café Tacvba y Juanes, con quien se encontraba en una extensa gira por Estados Unidos al momento de hacer esta entrevista.

VANIDADES Después de todo lo que has vivido, ¿consideras que sigues siendo una persona tímida?
MON LAFERTE Sí, siento que sigo siéndolo pero eso no tiene que ver cuando estoy sobre el escenario. Son diferentes momentos en los que se despliega el rango de la personalidad. Una parte corresponde al artista que brinda un concierto y la otra a la persona que compone, que graba en el estudio, la creativa. Pero en términos generales soy tímida, de bajo perfil. Lo que sucede en el escenario es que me envuelve una libertad única y es ahí donde aparece el personaje que he construido con los años. Quizás si me analizas en esos momentos te darás cuenta que sale cierta timidez.

VA Pero a la vez existe una intensidad con la que te dejas llevar como cantautora…
ML A pesar de que llevo muchos años en esto, creo que como compositora soy joven. He ido encontrando una forma de componer y estoy en la búsqueda de nuevas formas para hacer canciones. Empiezo con la letra, tratando de decir algo en concreto. A veces pasa al revés, inicio con la música con una cosa percusiva y voy incorporando palabras. Otras me propongo hacer una canción con determinadas características y de corte dramático. Pero he notado que la mayoría de las veces salen canciones que no me propongo en sí, porque siento que aún no tengo la madurez necesaria. Quiero una cosa y sale otra, los resultados son accidentales. Estoy escribiendo mucho y quisiera alcanzar el punto al que quiero llegar. Es lo que intento ahora, me acerco mediante cierta forma de composición como un ejercicio para crecer en ese sentido pensando en el siguiente disco.

VA ¿Qué tanto te preguntas sobre todo lo que haces?
ML
Siempre me cuestiono acerca de lo que hago y cómo lo hago. En general me pasa casi con todo en la vida. Siempre dudando, pero trato de no permitirme sufrir demasiado. El año pasado sí sufrí porque estaba tocando mucho y sentí que no estaba bien el arreglo de una canción en específico y de pronto no me sentía segura de los detalles. Cuestiono también el orden de las canciones, pruebo con muchas cosas hasta estar totalmente convencida.

VA ¿Cómo planeas el viaje para llevar tu música al límite?
ML Ayer pensaba en la parte más difícil del show, donde está la nota más alta, más dura, que requiere de mucha fuerza y determinada técnica. Sentí que era algo súper emocionante, que podría compararlo con un partido de fútbol cuando te dan el pase para anotar un gol. Eso lo hago cada noche, lo visualizo para alcanzarlo. Es pura adrenalina. Por el lado de la técnica vocal también me gusta ir al otro extremo en el que canto a media voz, casi susurrando. Eso es un desafío cada noche, subir al escenario y contar historias a la gente. No repetir la melodía porque eso me da una flojera impresionante. Me gusta subir y sentir cada palabra que canto. Reflejar esa parte de mí y que la gente lo entienda. Cada vez que pasa eso me doy cuenta de que hay un efecto con el público, como un imán. Cuando me subo a cantar y que por algún motivo no estoy totalmente concentrada en eso, se nota que la gente está más dispersa. Es increíble cómo sucede eso, es mágico. La gente lo percibe, con todo mi ser debo estar en el momento.

Lee la entrevista completa en nuestra última edición en kioscos desde el jueves 5 de julio.

Comenta este post

cerrar