VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Celebridades

La fuerza de Natalie Portman

Siempre se ha sentido orgullosa de sus raíces judías y es consecuente en transmitir su mensaje de paz, pero esto le ha ocasionado varios problemas.

La fuerza de Natalie Portman

Era marzo de 2011 y apenas un mes antes, la celebridad nacida en Israel, había ganado el Oscar a Mejor Actriz por Black Swan, cuando hizo latente su desaprobación y repudio al comportamiento del entonces director creativo de una importante casa de modas de la que ella era imagen, quien durante su estancia en un bar lanzó ofensas antisemitas a unos comensales. Para él, todo fue culpa del alcohol, pero Natalie fue muy directa: “Estoy muy conmocionada y asqueada por los comentarios de John Galliano. A la luz de esta situación y como una persona que se siente orgullosa de ser judía, no voy a estar asociada con él de ninguna manera”, acto seguido, el diseñador fue despedido de la firma. Ella trató de ver un lado positivo al desencuentro y manifestó que espera que esos comentarios condujeran a una reflexión y a eliminar los prejuicios.

Promotora de la paz

Ese episodio develaría las fuertes convicciones de la intérprete, quien en abril fue invitada a recibir el Premio Génesis 2018 en Israel, una presea con el mismo peso que los Premios Nobel, pero enfocado en la comunidad judía. Otorgada a personas sobresalientes, considera la entrega de dos millones de dólares, mismos que los galardonados donan a una causa social. Pero en toda esta organización había un detalle que no iba de acuerdo con los principios de Natalie: el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, estaría presente en el acto y daría un discurso, lo que motivó a Portman a anunciar por redes sociales que no asistiría al evento.

Su elección incomodó no solo al ministerio de cultura, sino al gobierno completo, que la ha calificado de cínica y de haber utilizado su condición de judía para “avanzar en su carrera”, además de criticarla por enorgullecerse de no haberse alistado a las Fuerzas Armadas. No todo ha quedado en palabras; también se ha hecho un llamado al ministro del interior para que retire la ciudadanía israelí con la que la galardonada actriz nació.

A pesar de los ataques, Portman se mantiene en su postura: “Mi decisión de no asistir se ha malinterpretado. Déjenme hablar por mí misma. Elegí esto porque no quería aparecer respaldando a Benjamín Netanyahu, quien iba a dar un discurso en la ceremonia. Por otra parte, no soy parte del boicot y sanciones a Israel y no lo apruebo. Igual que muchos israelíes y judíos en todo el mundo, puedo criticar el liderazgo en Israel, pero eso no significa que quiera obstruir a toda la nación”, explicó a través de su cuenta de Instagram.

Lee la nota completa desde este 5 de julio en kioscos.

Comenta este post

cerrar