VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 6 personas

Celebridades

Cuerpo perfecto: peligrosa obsesión

Para alimentar su ego, las celebs no reparan en esfuerzos por lucir fabulosas y, a veces, casi irreales. El caso de la modelo española Georgina Rodríguez abre el debate.

Cuerpo perfecto: peligrosa obsesión

¿Qué convirtió en tendencia a la modelo española Georgina Rodríguez hace meses? No es el hecho de que haya dado a luz a la cuarta hija del astro luso Cristiano Ronaldo, Alana Martina, en realidad se trata de lo que ocurrió después y que logró ubicarla en el ojo del huracán: a una semana del suceso, la joven de 21 años compartió en su cuenta de Instagram imágenes ejercitándose en el gimnasio, actividad poco recomendable durante el posparto, ya que el organismo requiere cierto tiempo para reajustarse antes de retomar la intensidad del ritmo de vida previo al alumbramiento.

Pero modelos y actrices no son las únicas que hacen un esfuerzo extraordinario para recuperarse de procesos naturales como el embarazo o com- batir el envejecimiento, los astros de Hollywood también son capaces de lo que sea, aunque los resultados no siempre son tan afortunados.

Cuando la belleza pesa más que el talento

Desde luego que para quienes ocupan en un lugar privilegiado en el star system debido a su apariencia física, conservarla es prioridad y es que cuando la juventud se desvanece, los contratos millonarios también se esfuman, así que, ¿por qué no hacer hasta lo imposible por retenerla?

La psicóloga Rosario Peña habla al respecto: “Para las celebridades su herramienta es la perfección física y es a través de ella que compiten y ganan una oportunidad de trabajo que representa millones de dólares. Es el caso de las mujeres, que cuando se embarazan, les es urgente recuperarse, porque mientras más tarden en hacerlo… no serán tomadas en cuenta. Y si hablamos de modelos, la presión es

aún mayor, pues ellas tienen una carrera de corta vida, por lo que necesitan explotarla al máximo. Su nivel de competencia es extenuante: convertirse en top models, ser las mejores pagadas o las musas de un diseñador importante, son algunos de los retos a vencer y, para ello, necesitan verse atractivas”.

Lo cierto, es que en Hollywood, como en la industria de la moda y en las pasarelas, está prohibido envejecer o ser poco agraciado, e incluso, el color de la piel se puede convertir en una desventaja, de ahí personalidades como Michael Jackson, quien tuvo que recurrir a distintos tratamientos para aclararla, minimizando en ello su extraordinario talento.

Una vida de insatisfacción

Los estragos del paso del tiempo y los cambios físicos no son fáciles para nadie. Y célebre o no, resulta muy complicado aceptarlos, tan solo hay que preguntarle a Sharon Stone, quien en los años 90 no solo se convirtió en sex symbol y en la fantasía de los hombres, sino en la envidia de millones de mujeres

Pero una vez que la actriz atravesó la barrera de los 40 años fue inevitable sentirse frustrada: “Un día me encerré en el baño con una botella de vino y me prometí no salir hasta aceptar mi físico”, confesó en una entrevista.

Después de llorar por horas y con la botella vacía, asumió su nueva etapa y a partir de ahí adoptó mejores hábitos de vida que hoy le permiten lucir fabulosa a los 59. Además, empezó a aceptar papeles acordes con su edad y dejó de aferrarse a los que solían darle en su juventud.

Pero no siempre es así, hay histriones como Sylvester Stallone o Arnold Schwarzenegger, que se han sometido a cirugías plásticas, injertos capilares y sesiones de bótox y ácido hialurónico para “detener” el tiempo, y al menos el protagonista de la zaga de Rocky, ha aceptado que para conservar su musculatura ha recurrido al uso de la hormona del crecimiento y así “tener una sensación de bienestar al envejecer”. No obstante, los caminos que han elegido se parecen más a una obsesión real que al propósito de procurar el sosiego para envejecer con un poco gracia.

Lee más en nuestra última edición. 

Comenta este post

cerrar