VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Moda

Zapato chino, ¿nueva moda?

Hace unos días llegó hasta mi correo, un mail con estas extravagantes imágenes de zapatos diseñados en China. Según la poca información que venía adjunta,  los diseñadores se habrían inspirado en la milenaria costumbre china de vendar los pies femeninos. Una tradición que hoy está prohibida, pero que se mantuvo por unos dos mil años, […]

zapatos1.jpg

Hace unos días llegó hasta mi correo, un mail con estas extravagantes imágenes de zapatos diseñados en China. Según la poca información que venía adjunta,  los diseñadores se habrían inspirado en la milenaria costumbre china de vendar los pies femeninos. Una tradición que hoy está prohibida, pero que se mantuvo por unos dos mil años, pues unos pies pequeños, ojalá de no más de 7 cms, son sinónimo de belleza y femineidad, así como una característica erótica para los hombres.

¿Cómo las chinas adquirieron esta costumbre? Se dice que en el siglo X, durante el reinado del emperador Tang Li Yu, una hermosa bailarina hizo construir un piso con flores de loto de oro y mandó a que vendaran sus pies para que simular dos medias lunas para realizar la más sensual de las danzas al emperador. El resultado fue que todas las mujeres de la corte quisieron imitarla y comenzaron no sólo a vendar sus propios pies, sino también los de sus hijas. El proceso comenzaba cuando las niñas tenían entre 4 y 6 años. Se les envolvían los pies con vendas muy apretadas, y se los sumergían en aguas con hierbas para evitar infecciones. Luego, se les quebraban los dedos pequeños, para poder doblarlos con dirección al talón, con un dolor insoportable. Cada dos días se cambiaban las vendas por otras cada vez más apretadas. El resultado luego de 10 años era pies que casi nunca rebasaban los 10 cms, y que les otorgaban un caminar -según los chinos- muy sensual. Un pie perfecto era: delgado, pequeño, puntiagudo, arqueado, perfumado, suave y simétrico. Las chicas lejos de quejarse, sabían que sus pequeñas extremidades inferiores les ayudarían a encontrar un buen marido. Hay cosas que jamás cambiarán. Cuánto estamos dispuestas a hacer por lograr las miradas masculinas? No hay duda de que la vanidad es milenaria.

Se puso fin a esta tradición recién en 1911, por lo que aún en algún pueblo recóndito queda alguna anciana de pies vendados. Esta, creo, es una de las ocasiones en que la moda sí incomoda ¿o no?

Otras fotos en esta galería.

Acá foto de anciana con los tradicionales pies vendados que nos son más grandes que una cajetilla de cigarros.

zapato.jpg

Comenta este post

cerrar