VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Moda

Los cristales están IN: ¡A brillar!

La mayoría de las mujeres amamos los accesorios que brillen, que entreguen energía, que nos iluminen el look. Y así como la conocida maquilladora Bobbi Brown asegura que las mujeres  deberían usar perlas para darle luz al rostro cuando tienen síndrome premenstrual y se sienten “decaídas”, yo sostengo que no hay como un par de […]

Los cristales están IN: ¡A brillar!

La mayoría de las mujeres amamos los accesorios que brillen, que entreguen energía, que nos iluminen el look. Y así como la conocida maquilladora Bobbi Brown asegura que las mujeres  deberían usar perlas para darle luz al rostro cuando tienen síndrome premenstrual y se sienten “decaídas”, yo sostengo que no hay como un par de aros bien brillantes, gordos, de un color que haga sinergía con el tono de la piel, aunque los neutros no fallan.

Lo que sí, no se asusten, que no tienen porqué ser de cinco quilates y haber sido regalados por un Christian Grey multimillonario. Uno misma puede invertir en un par de solitarios que no tienen porqué ser de la joyería más cara de Santiago. Es más, hoy existen tiendas con cristales maravillosos a precios razonables, que claramente no dan alergia, están garantizados y nos harán lucir perfectas.

La pregunta del millón… ¿de qué tienda hablo? Hace poco estuve en Oliver Weber, que trabaja exclusivamente con cristales Swarovski y está ubicada en Alonso de Córdoba. Ahí uno puede disfrutar con una preciosa colección de joyas (de todos los estilos), que están garantizadas y no producen alergia. Los cristales están certificados y el rango de precios por un par de aros de cristales (que brillan a más no poder) fluctúa entre los $30.000 y los $50.000.

También se puede escoger un collar con una piedra que distraiga, sea el centro de atención. O brazaletes de miles de colores, los que podrían usarse juntos o separados. La única regla es, en caso de usar un accesorio muy poderoso, mantener el resto del look lo más neutro posible. Un solo foco de atención basta.

 

Comenta este post

cerrar