VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Moda

Elegido Vanidades: Mingo

Cuando una sandalia es una obra de arte.

Elegido Vanidades: Mingo

Estoy segura de que lo tengo que haber dicho un millón de veces, pero no me canso de repetir que ¡amo la primavera! Todo florece, el frío se acaba y el
negro deja de ser el protagonista, dando paso a colores vibrantes y alegres. En mi caso lo primero que suelto son las botas y los zapatos cerrados para dar la bienvenida a las sandalias y otros modelos frescos que suman comodidad y frescura a mis pasos.

Es hora de mostrar el pie y lucir el tobillo. No sé, pero yo en primavera camino más, salgo más y para ello nada como unas hermosas sandalias, como estas de Mingo, con un plus de altura muy favorecedor, parte de una colección, sofisticada y única, que se llena de color y de detalles que realza cada pieza como una obra de arte personificando la esencia de la marca.

Planas o de tacón, estampadas o de un único tono, las sandalias serán tu opción para esta temporada. El amarillo me raya, siento de verdad que, más que cualquier otro tono, combina realmente con todo. Si vas de negro o blanco entero y terminas tu outfit con estas sandalias, no necesitas nada más.

Estampados print o florales, must esta temporada, son también ideales para combinar con este alegre color. Y así con la paleta entera. Las desafío a pensar en un solo tono que no combine con el amarillo. Estoy segura de que se quedarán pensando un buen rato y no lo lograrán. Además, hay otro tema, la altura maravillosa de esta sandalia. Una taco aguja que aunque puede verse complicado, no lo es por el soporte que tiene en la parte delantera, lo que lo hace además supercómodo e imprescindible para esta

Primavera-Verano. Y es que, aunque los expertos en moda aseguran que nunca debe faltar en el clóset de una mujer un par de stilettos en negro y otros en nude, para poder combinarlos con diferentes outfits, como jeans, pantalones, faldas, vestidos largos y de cocktail, yo hoy declaro que se hace absolutamente necesario un par de stilettos tan amarillos como el mismo sol.

Comenta este post

cerrar