VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

Cuestión de nombres

Siempre fui la única Francisca del curso, incluso en la universidad, así que la posibilidad de sentir que mi nombre no era exclusivo fueron nulas… hasta que hice la práctica. El primer día, la editora me presentó a todas las personas que trabajaban en el piso, en la última oficina habían dos personas una de […]

nombres.jpg

Siempre fui la única Francisca del curso, incluso en la universidad, así que la posibilidad de sentir que mi nombre no era exclusivo fueron nulas… hasta que hice la práctica. El primer día, la editora me presentó a todas las personas que trabajaban en el piso, en la última oficina habían dos personas una de ellas estaba de espalda a la puerta quien cuando me presentaron se dio vuelta y dijo: “Supongo que te dicen Pancha porque yo soy la Fran”. Ante ese recibimiento no me quedó otra que aceptar con una gran sonrisa mi nuevo apodo. En ese tiempo, la Fran escribía en una revista diferente a la mía, pero con el tiempo terminamos trabajando juntas y ahí comenzó el enredo, cuando alguien llamaba por teléfono teníamos que asegurarnos con qué Francisca querían hablar para evitar confusiones… Aunque hoy ya no trabajamos codo a codo, todavía seguimos en la misma empresa y aún hay personas que nos confunden. Claro que cuando nos hablaron de este blog, me adelanté y le dije: “Tú serás la Fran y yo la Francisca”. La verdad es que el tema de los nombres no es menor sobre todo porque al interior de nuestro equipo la cosa es más confunsa; imagínense que hay tres Bernarditas y dos Bárbaras, por lo tanto si entras a la oficina y dices: ¡Berni! Inmediatamente debes aclarar a cuál le estas hablando, eso sí hemos descubierto una forma de diferenciarlas para que entre nosotras sea menos difícil, pero cuando alguien llama por teléfono y pregunta por Bernardita sin saber esto y la que responde pregunta ¿cuál Bernardita? Seguro piensan que les estamos tomando el pelo o que somos un plomo… las anécdotas a raíz de esta ‘variedad en el equipo’ son varias, la más común es que la Bernardita C responda llamados para la Bernardita H y vicerversa. Apuesto a que ustedes también tienen alguna historia similar.

Comenta este post

cerrar