VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

Bárbara Loiss: un nuevo comienzo

Habían pasado algunos días desde el despertar de Bárbara. Tomás ya había sido formalizado por cuasi delito de homicidio y se mantenía en su casa a la espera del juicio en su contra. Federico estaba al tanto de todo el asunto, aunque prefería no involucrarse demasiado. – ¿En qué piensas? –interrumpió ella de pronto. – […]

Habían pasado algunos días desde el despertar de Bárbara. Tomás ya había sido formalizado por cuasi delito de homicidio y se mantenía en su casa a la espera del juicio en su contra. Federico estaba al tanto de todo el asunto, aunque prefería no involucrarse demasiado.

– ¿En qué piensas? –interrumpió ella de pronto.
– En que quiero que salgas de aquí pronto.
– ¡Yo también! –sonrió- ya estoy harta de estar en esta clínica tanto tiempo…
– Tienes que recuperarte bien –dijo Federico mientras le acariciaba el rostro.
– A mi sólo me interesa recuperar tu amor –sentenció Bárbara.
– ¿Cómo? -preguntó él desconcertado.
– Cuando pasó lo que pasó con Alejandro, decidí jugármela por ti e intentar retomar nuestra historia, pero claro, luego vino Tomás y…
– No es necesario que hablemos de eso.
– ¡Sí Federico!, necesito que sepas quién soy en verdad.
– Sólo me basta saber que eres una mujer excepcional- respondió Federico- lo que haya pasado en tu relación con Tomás no me importa. Es cosa del pasado.
– ¿Por qué eres tan bueno conmigo?
– Porque te conozco y sé que mereces una segunda oportunidad para vivir.

Bárbara no podía comprender que a Federico no le importara el triste episodio con la esposa de Tomás. Si bien ella se encontraba muy arrepentida de todo lo sucedido, no creía posible que él dejara a un lado todos esos acontecimientos.

-Yo no quería matarla, sólo asustarla…-pronunció Bárbara acongojada- no sé en qué me he convertido este último tiempo.
– Tranquila niña- sentenció Federico- todo va a salir bien en el juicio, lo importante es que te recuperes…

Bárbara cerró los ojos, mientras la garganta se le apretaba por sus deseos de llorar. Sentía que había cometido muchos errores, y que despertar del coma, era una oportunidad para corregirlos. Sin embargo, no podía evitar encontrarse atemorizada por lo que pasaría con Tomás en el juicio. Seguramente saldría a relucir el asunto con su ex mujer, por lo que ella también arriesgaba algún tipo de pena.

– Federico, necesito que me traigas una cajita que tengo en mi pieza, sobre el velador.
– ¿En tu departamento? –preguntó él extrañado.
– Sí, necesito entregarte algo antes que comience el juicio.
– ¿De qué se trata?
– Sé que no te interesa esa oscura historia de mi pasado, pero para volver a empezar, necesito mostrarte algo.

De pronto entró a la habitación de la clínica la madre de Bárbara, quien había escuchado parte de la conversación.

– Ve a buscar ese cofre –pronunció la mujer- es importante que veas lo que hay allí.

Comenta este post

cerrar