VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

Bárbara Loiss: la despedida

Había pasado un mes desde el alta de Bárbara, pero aún se estaba recupendo. Estaba más tranquila junto a su madre. Durante las últimas semanas había decidido dejar el pasado atrás, sin rencores. No quiso declarar contra Tomás en el juicio y llegó a un acuerdo que le permitió sanar las heridas. Él quedó con […]

barbara-loiss-23.jpg

Había pasado un mes desde el alta de Bárbara, pero aún se estaba recupendo. Estaba más tranquila junto a su madre. Durante las últimas semanas había decidido dejar el pasado atrás, sin rencores. No quiso declarar contra Tomás en el juicio y llegó a un acuerdo que le permitió sanar las heridas. Él quedó con pena remitida, Bárbara logró por fin limpiar su corazón y retomar su vida. Y ella lo necesitaba así, precisamente porque deseaba comenzar de nuevo.

Miró su reloj mientras caminaba hacia el balcón con un libro en la mano y se percató de que le quedaban algunos minutos. Se sentía nerviosa, intentando preparar un discurso que no fuera cliché.

-Hola- escuchó de pronto- tu mamá me abrió la puerta…

– ¡Federico! –pronunció ella emocionada- no te sentí, estaba pensando qué decirte cuando llegaras, pero bueno, ya da igual. Siéntate junto a mí.
– Tengo sólo veinte minutos. El taxi me está esperando abajo para irme al aeropuerto.
– Lo sé- respondió Bárbara triste- lo que pasa es que no me resigno a perderte.
– Esta es una prueba niña, podremos pensar y descubrir si podemos estar juntos. Un año es tiempo suficiente.

– Es cierto y reconozco que me siento confundida, han pasado muchas cosas en tan poco tiempo…
– Te entiendo y creo que a mi también me hará bien este viaje. Eso sí, quiero que sepas que eres el amor de mi vida.

En ese momento la besó largamente. Bárbara dejó escapar algunas lágrimas y sintió que los meses venideros serían insoportables sin él… había descubierto que Federico era un hombre maravilloso, y que por algo había regresado a su vida.

– Por favor no me olvides- pronunció ella.
– Jamás mi niña, por eso te pido que me esperes.
– Aquí estaré.
– Adiós- balbuceó apenas Federico.

Se volteó y salió de la habitación. Bárbara se puso llorar sin parar…

*No te pierdas el CAPITULO FINAL de Bárbara Loiss la próxima semana.

 

ACÁ PUEDES LEER EL CAPÍTULO ANTERIOR.

Comenta este post

cerrar