VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

Mujer incompleta

Cada vez con más frecuencia me toca ver a mí alrededor a mujeres en la década de los treinta atractivas, exitosas, independientes, pero un fuerte sentimiento de sentirse incompletas. Y esto porque todavía se encuentran en la espera de su príncipe azul, ansiosas por formar una familia, tener hijos, entregarse y recibir amor. Muchas han […]

Mujer incompleta

Cada vez con más frecuencia me toca ver a mí alrededor a mujeres en la década de los treinta atractivas, exitosas, independientes, pero un fuerte sentimiento de sentirse incompletas. Y esto porque todavía se encuentran en la espera de su príncipe azul, ansiosas por formar una familia, tener hijos, entregarse y recibir amor.

Muchas han vivido desilusiones amorosas importantes; se han sentido engañadas, decepcionadas, utilizadas, en definitiva no fueron correspondidas cuando decidieron entregarse por completo en una relación, y ahora con las cicatrices a cuestas luchan día a día para no perder la fe en que podrán encontrar a esa persona con la que soñaron, un compañero que las comprenda y cuide, alguien que las valore y las haga sentirse especiales y queridas.

Estas mujeres en general tienen sentimientos encontrados; miran a su alrededor y ven que tienen todo para ser felices, pero les falta lo que a su juicio es lo más importante, alguien con quien compartir la vida, un motivo de peso por el cual vivir.

Se sienten tristes y a veces enrabiadas, se comparan con quienes a su edad ya tienen una familia formada y piensan que les falta una parte por vivir, que están estancadas mientras otras avanzan a pasos acelerados en la conformación de su familia y su destino.

Creo que estas mujeres a veces no ven que esta etapa que viven es a consecuencia de su valentía, ellas han decidido encontrar al indicado, no dejarse engañar por las apariencias o las convenciones sociales, han optado por ellas mismas antes del “qué dirán” y esa decisión no ha sido fácil.

Sin embargo a quienes me consultan con este dilema les recomiendo cambiar su visión de mujer incompleta (que ciertamente en bien heredada de nuestras madres y abuelas) por el verse y estimular la completitud en todas las áreas. Esto no quiere decir que hay que conformarse con “lo que hay” o “lo que me tocó” sino que aceptar esta etapa de manera tan natural como las otras, en donde el verdadero aprendizaje está en dejar de buscar la felicidad en las circunstancias externas sino de encontrarla  en mi interior, crear esa realidad de completitud interna para que externamente pueda manifestarse, abrir los canales del amor para que este llegue en la forma que lo esperamos.

Una de las maneras que utilizo con mis pacientes para trabajar lo anterior es escoger frases para decirse diariamente las famosas afirmaciones de Louise Hay, son un excelente ejemplo a seguir, aquí les copio algunas:

“En la infinitud de la vida, donde estoy, todo es perfecto completo y entero. Vivo en armonía y equilibrio con todos los seres que conozco”.

En el centro profundo de mi ser hay una fuente de amor infinita. Ahora dejo que ese amor fluya a la superficie, que me llene el corazón, el cuerpo, la mente, la consciencia y la totalidad de mi ser, y que desde mí irradie en todas direcciones y vuelva a mi multiplicado.

Cuanto más amor uso y doy, más tengo para dar, porque la provisión es inagotable. La donación de amor hace que me sienta bien, porque es una expresión de mi júbilo interior. Porque me amo cuido armoniosamente mi cuerpo. Con amor me responde vibrante de salud y energía. Porque me amo me ofrezco un hogar confortable que satisface todas mis necesidades, y donde estar es un placer. Lleno las habitaciones con la vibración del amor, para que todos los que entramos en ellas percibamos ese amor y podamos alimentarnos de él.

Porque me amo, tengo un trabajo que realmente disfruto haciendo y donde pongo en juego mi talento y mi capacidad creativa, trabajando con y para gente que amo y que me ama y obteniendo buenos ingresos.

Porque me amo, pienso y me conduzco afectuosamente con todas las personas, porque sé que aquello que les doy vuelve a mi multiplicado. A mi mundo atraigo solamente a gente que me ama, porque es un reflejo de lo que yo soy.

Porque me amo, perdono y renuncio totalmente al pasado, a toda experiencia pasada y soy libre.

Porque me amo, vivo totalmente en el ahora, sintiendo que cada momento es bueno, y sabiendo que mi futuro es resplandeciente, jubiloso y seguro porque soy una criatura amada del universo y el universo amorosamente se ocupa de mi, ahora y por siempre jamás. Todo está bien en mi mundo.”

Espero que les sirvan!

Un abrazo cariñoso,

Rosario Matte Covarrubias

Psicóloga, Terapeuta Corporal

http://www.rosariomatte.com

 

Comenta este post

cerrar