VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

Renuévate con la luna nueva

El domingo 30 de marzo es luna nueva y un poderoso nuevo comienzo. La luna, al igual que el sol, estará en Aries y como primer signo zodiacal, da comienzo en esta fecha al nuevo año astrológico. Es una oportunidad para seguir creciendo y evolucionando y ser la persona que queremos ser, llegar cada vez […]

Renuévate con la luna nueva

El domingo 30 de marzo es luna nueva y un poderoso nuevo comienzo. La luna, al igual que el sol, estará en Aries y como primer signo zodiacal, da comienzo en esta fecha al nuevo año astrológico.

Es una oportunidad para seguir creciendo y evolucionando y ser la persona que queremos ser, llegar cada vez más cerca de nuestro potencial.  Aries nos impulsa a encontrar ese potencial que es único para cada uno, diferente al de cualquier otra persona.

Además es parte de una evolución a un nivel mucho mayor como sociedad y humanidad, por lo que también hay que entregar todo nuestro potencial a mejorar los grupos de los que somos parte.

Es el mejor momento para darnos cuenta de que tenemos el control de nuestras vidas y que podemos conducirla hacia nuestra metas. Tomar un rol activo y no ser víctimas ni “pasajeros”, sino ser los que hacemos el camino.

Va a ser necesario a veces defender nuestros puntos de vista, nuevas ideas, porque no siempre el cambio es fácil, y tenemos la mala manía de ser seres de costumbres y sentirnos cómodos con lo que ya conocemos.

El llamado es a la acción, a conocer nuestros verdaderos deseos, lo que realmente nos hace sentido y como consecuencia ser más congruentes en lo que pensamos, decimos y hacemos.

Estamos en un período de cambios en muchos aspectos (personales, sociales, culturales, medioambientales) y con mucha energía creativ,  porque necesitamos nuevas ideas, nuevos líderes, nuevas estructuras que hagan sentido en esta nueva etapa.

Una de la herramientas para seguir creciendo y avanzando, es mantener el balance en la parte emocional y racional, porque ninguna es buena por sí sola, y sin darnos cuenta muchas veces las usamos por separado y según distintas situaciones.

El balance debe ser constante y para todo. Estamos siendo desafiados a mantener nuestras acciones y pensamientos a un nivel alto, dejando de lado cualquier mediocridad.

Todas las heridas de antiguas experiencias y relaciones necesitan ser transformadas en entendimiento. Los rencores, frustraciones e inseguridades no nos permiten crecer. El crecimiento no es fácil, pero más vale hacerlo, porque la presión puede ser no solo simbólica, sino también literal, y cada vez más fuerte si no hacemos los ajustes necesarios para mejorar nuestras vidas y relaciones.

¿Cuál es la idea finalmente de seguir con comportamientos y lastres emocionales que ya no sirven y que no nos permiten ser todo lo que podemos ser?

Comenta este post

cerrar