VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Pareja

¿Cómo superar la adicción al amor?

“Mi experiencia me dice que en las relaciones de pareja no hay buenos y malos, culpables e inocentes, justos y pecadores. Lo que hay son buenas y malas relaciones: relaciones que nos enriquecen y relaciones que nos empobrecen. Hay dicha y desdicha. Hay buen amor y mal amor. Y es que el amor no basta […]

¿Cómo superar la adicción al amor?

“Mi experiencia me dice que en las relaciones de pareja no hay buenos y malos, culpables e inocentes, justos y pecadores. Lo que hay son buenas y malas relaciones: relaciones que nos enriquecen y relaciones que nos empobrecen. Hay dicha y desdicha. Hay buen amor y mal amor. Y es que el amor no basta para asegurar el bienestar: hace falta el buen amor. El buen amor se reconoce porque en él somos exactamente como somos y dejamos que el otro sea exactamente como es, porque se orienta hacia el presente y hacia lo que está por venir en lugar de atarnos al pasado, y sobre todo porque produce bienestar y realización.”

JOAN GARRIGA.

Lo primero y lo más importante para recuperarse de una adicción al amor y aprender a tener relaciones de pareja saludables,  es  reconocer que se está en una relación enferma, que se es co dependiente de la pareja.  De lo contario volverán una y otra vez los auto engaños, justificaciones, las promesas incumplidas y las mismas angustias que caracterizan la relación entrando en un círculo vicioso. Por eso es importante no engañarse, ver la realidad cómo es a pesar de que nos cause dolor al principio.

Como segundo paso es necesario  salir de la posición de víctima y asumir la parte de la responsabilidad que le toca a cada miembro de la pareja  por la situación actual.  Como se comentó en el artículo anterior, la persona co dependiente debe  ver, valorar y hacerse cargo de su sufrimiento y dejar de culpar o querer cambiar al otro. Aceptar a la pareja tal cual es en el presente, asumir que el error fue pensar que esta persona sería diferente  evitando tachar de “bueno” o “malo” al otro. Sino que entendiendo que “existe el  buen amor y mal amor”.

El tercer paso para lograr salir de una relación de co dependencia es velar por tu propia felicidad, ocuparte de tu vida. Es fundamental que el adicto se dé cuenta de que no puede poner su felicidad en manos de otra persona, sino que sólo él es capaz de hacerse feliz a sí mismo. Trabajarse internamente a través de cursos, libros,  terapias, talleres de autoconocimiento, constelaciones familiares, que potencien el conocimiento interior y crecimiento personal, para ir fortaleciéndose internamente, logrando por consecuencia una mejor autoestima.

Aprender a conocer tu límites y saber establecerlos, es otro aprendizaje primordial para salir de una adicción al amor, entender que somos amados verdaderamente por lo que somos, no por lo que hacemos es una excelente clave para comenzar a vivir el buen  amor,  que es en esencia  libre y espontáneo.

Al igual que la adicción al tabaco o al alcohol, para superar una relación de adicción es necesario un tiempo de abstinencia, esto quiere decir cortar por un tiempo toda comunicación con esa persona con la cual se mantiene la relación insana para así poder calmar los sentimientos hacia ella y lograr olvidar sanamente. Sin duda está es la parte más difícil que les toca vivir a quienes me consultan por este motivo, ya que implica mucha fuerza de voluntad y el convencimiento real de que la relación  está siendo nociva para ambos, y eso pocas veces es evidente para quienes se encuentran atrapados en estas relaciones  “tormentosas”, ya que no tienen consciencia de su sufrimiento, temen profundamente a la soledad o creen que nadie podrá amarlos en el futuro.

Por eso recomiendo a las personas que se sienten atrapadas en una relación adictiva que visiten a un terapeuta que las pueda ayudar a fortalecerse internamente para lograr salir de esa relación que les causa daño.

El fin de la rehabilitación trae consigo un enorme crecimiento  y un aumento considerable del auto estima y poder personal, esto porque se aprende el valor de “soltar” o la inmensa ganancia que se obtiene fruto del desapego, que implica amar de manera no posesiva y desinteresada conociendo la verdadera libertad, que es la libertad para amar.

¡Besos a todas las taconeras!

Rosario Matte Covarrubias

Psicóloga, Terapeuta Corporal, Guía desarrollo personal.

http://www.rosariomatte.com

 

Comenta este post

cerrar