VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Pareja

Cómo saber si es la persona correcta

A muchas nos ha pasado conocer a alguien, sentir una fuerte atracción, mucha química, encontrar un montón de cosas en común y entablar rápidamente y con gran entusiasmo una nueva relación. Pero al cabo de unos meses, cuando ya nos hemos involucrado más de la cuenta con esa persona, descubrir que en realidad no éramos tan compatibles como habíamos pensado.

Cómo saber si es la persona correcta

A mi consulta llegan a menudo clientas que han pasado recientemente por esta situación con la pregunta: ¿Cómo haber sabido antes que no éramos tan compatibles? o ¿Cómo saber cuándo es la persona correcta?

Lo que yo las animo a hacer acá, para no volver a pasar por una experiencia similar, y cuando lo que están buscando es a un compañero con quien tener un compromiso de largo plazo, es a tener mucha claridad acerca de lo que les importa y les preocupa y acerca de lo que quieren crear, vale decir, mucha claridad acerca de sus valores y visión de vida.

Y no sólo a tener claridad, también a estar muy ancladas en eso, a organizar su vida en torno a eso, porque de esta forma van a poder discernir muy claramente y más temprano, si alguien es una potencial pareja correcta o no.

Tus valores no son lo que a ti te gustaría ser o lo que tú crees que deberías ser. Son lo que tú eres a un nivel profundo, son las cosas que dan sentido a lo que haces, que te mueven a hacer lo que haces, que más te importan y te preocupan en la vida.

Sin embargo, generalmente estamos más conscientes de nuestros intereses y gustos, que de nuestros valores. Y aquí es donde nos confundimos al conocer a alguien nuevo, porque pensamos que coincidir en los intereses o gustos es lo que generará compatibilidad. No necesariamente. Son los valores los que a la larga nos permitirán vivir inspirados con esa persona, navegar con éxito las diferencias en la relación y crecer y permanecer juntos.

Aprende a distinguir tus intereses de tus valores:

Veamos un ejemplo. Supongamos que conoces a alguien y que rápidamente descubren que ambos tienen un mismo interés en su tiempo libre: a ambos les encanta ir a esquiar. Así es que durante el periodo de exploración de la relación, conversarán mucho acerca de los lugares preferidos para ir a esquiar, las mejores canchas, sus planes para ir a esquiar juntos, etc., lo cual los llenará de entusiasmo. Sin embargo, esa conversación no está revelando los valores profundos de cada uno detrás de ese interés. Entonces, al cabo de un tiempo, y luego de que la relación ha avanzado, descubres que la razón profunda del interés por esquiar de esta persona es la adrenalina que le produce el descenso, adrenalina que busca en todo lo que hace, mientras que para ti, el valor detrás de tu gusto por el esquí es la paz que te genera el contacto con la montaña, paz que buscas en muchas cosas que haces. El interés es el mismo, pero los valores profundos son muy distintos.

Otro ejemplo. Dos personas con intereses muy distintos en el área de su trabajo, él es un científico tratando de encontrar una cura para el sida, para mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen, y tú, una asistente social, a quien le importa contribuir a la calidad de vida de personas en riesgo social. Intereses distintos, pero valores muy similares. ¿Deberías descartar “a priori” a ese científico por moverse en un área tan distinta a la tuya? ¿Cuánto más en común podrías tener con ese científico al conocer lo que verdaderamente le importa de su trabajo?

Por eso es importante ir mirando y evaluando si las personas que estás conociendo están alineadas con lo que a ti te importa en la vida, si se preocupan por las cosas por las que tú te preocupas. Porque lo que quieres crear, es una relación donde realmente ambos vivan una vida inspirada, donde ambos puedan apoyarse para crecer a sus mayores potenciales, para contribuir sus dones con el mundo al más alto nivel, y donde puedan resolver diferencias con mayor facilidad. Eso se dará en un contexto de valores compartidos.

Por eso hoy te quiero enseñar tres preguntas para ayudarte a identificar tus valores profundos:

1- Piensa en un momento de tu vida que haya sido maravilloso, cuando te sentiste realmente viva y entusiasmada. ¿Qué hizo que ese fuera un momento bueno en tu vida? ¿Qué valores fundamentales estaban siendo honrados?

2.- Ahora recuerda uno malo, cuando te sentiste enojada, frustrada o molesta. ¿Qué te faltaba? ¿Cuáles eran los valores que estaban siendo transgredidos?

3.- ¿Cuáles son las cosas que sí o sí debes tener en tu vida (que no sean las necesidades básicas)?

Cuando conoces tus valores en las principales áreas de tu vida, y te das el tiempo para conocer los de una posible pareja, estás en una posición mucho mejor para evaluar si esa persona es adecuada para ti o no. Cuando encuentras muchos valores alineados con los tuyos, las probabilidades de que sea una pareja perfecta para ti son mucho más altas!

Descubrir tus valores fundamentales, es una pieza importante del trabajo que hacemos en “Llamar a Tu Amor®”. Si necesitas apoyo para conocer cuáles son los tuyos, acá estoy para acompañarte a descubrirlos.

Verónica Freire
Coach de Relacionamiento
veronica@llamaratuamor.com
www.llamaratuamor.com
Información sobre Talleres en Centro Cultural Tribeca
info@tribeca.cl 
www.tribeca.cl

Comenta este post

cerrar