VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 7 personas

Pareja

¿Estrés antes de tu boda? ¡Despídelo!

Sí, de acuerdo, se trata de uno de los momentos más importantes de tu vida y merece toda tu atención para que no se vaya ni el más mínimo detalle, pero tranquila, todo saldrá mejor si te relajas.

¿Estrés antes de tu boda? ¡Despídelo!

Se dice fácil, pero organizar una ceremonia al mismo tiempo que trabajas o estudias y atienden un sinfín de cosas, es en verdad un reto que te causa ansiedad y pone tu cerebro a máxima revolución, por lo que el estrés puede convertirse en una parte inseparable de ti.

No es para menos, casarse es mucho más que preparar una celebración, también debes pensar en tu nuevo hogar, en la manera en que cambiarán tus costumbres y la forma como distribuirás tus tiempos, e incluso, las horas extra para dedicar a tu trabajo y así poder disfrutar con toda tranquilidad de la tan esperada luna de miel.

LA CLAVE ESTÁ EN HABLAR
Como verás no es un tema menor, mas no significa que debas padecerlo, en realidad se trata
de que no lo veas de una manera estricta, sino natural y práctica
. Es cierto, tu vida está a punto de cambiar y tienes por delante muchos temas a resolver, pero recuerda que en este camino no vas sola.

La psicóloga Rosario Peña, de la Universidad La Salle, explica que ese cosquilleo de nervios y ansiedad, el cual parece no separarse de ti luego de que tu pareja te ha propuesto matrimonio, no se origina sólo por el hecho de la organización.

También responde al hecho de que todo lo ves como una gran responsabilidad, empezando con el hecho de quedar bien con todo el mundo que ve tu boda con gran expectativa, incluso tú también, porque la mayoría de las mujeres crean este evento en su mente casi desde la infancia y lo idealizan.

La especialista afirma que es muy común te resulte complicado pedir ayuda y aceptar que hay cosas saliendo de control; por ello, las consecuencias pueden ser catastróficas cuando no te permites recurrir a otras personas. Al respecto, Rosario Peña indica que es natural y justificado el sentir la necesidad de reservar todo para ti, porque se trata de tu boda, pero la misma magnitud del evento requiere de muchas manos, no lo olvides.

CADA QUIÉN UNA MISIÓN

Es posible que te encargues de aquellas cosas que más te ilusionan y te entregues total y por completo a ellas, como por ejemplo, tu arreglo para el gran día, la selección de tu vestido, del menú, el lugar donde se realizará la ceremonia y, por supuesto, de los invitados.

Todo lo demás puedes dejarlo en otras manos, pero eso sí, es muy importante que esas personas que te ayuden sean de tu entera confianza y no sólo te aseguren que harán las cosas bien, sino además sientas la confianza para decirles cuando algo no te gusta o necesitas que se realice de distinta manera, ello sin que se sientan mal o se provoque un mal momento.

¿ESTARÉ DECIDIENDO BIEN?

Claro, también es un hecho que los seres humanos tenemos despierta la duda en cada decisión que tomamos, pero en este caso lo único que debes hacer, es mantenerte segura de apegarte por completo a tu presupuesto para la boda. Una de las fuentes más importantes de estrés es ésta, pues inicia el temor de cómo lo vas a pagar o te preocupa la reacción de tu pareja ante los costos.

Al respecto, la especialista indica: “Una boda causa mucha expectativa, sin embargo, lo más relevante es que la pareja lo disfrute y que este bienestar se mantenga aun después de la celebración”.

Recuerda, éste es tu gran día, sólo deja que todo fluya con suavidad, pon tu mejor esfuerzo e integra a tu pareja en todo momento, en los buenos y en los que juntos deban buscar una solución, pues a partir de que ambos den el sí ante el altar, compartir todo será su estilo de vida.

DATE ESPACIO Y REALIZA ALGUNA ACTIVIDAD FÍSICA QUE TE AGRADE, SERÁ VITAL PARA CANALIZAR LA TENSIÓN. TOMA UN TIEMPO CON TU PAREJA, PERO PROCUREN NO HABLAR DE LA BODA EN ESE MOMENTO.

TRANQUILA Y EN EQUILIBRIO

¿Te sientes superada por la organización? Es momento de reinventarte. Sigue estos consejos para que todo fluya desde la planeación hasta el día de tu boda:
• Acepta la ayuda de tus familiares y amigos, pero eso sí, como si se tratara de una selección de personal, reconoce sus habilidades y delega a cada uno responsabilidades según creas.
• Elabora un documento conocido como cronograma, ahí pondrás una columna con el nombre del responsable, su labor a realizar y la fecha en la que esperas los resultados, esto te permitirá tener control sobre cada actividad.
• Ayúdate de las ventajas del mundo virtual, algunas cosas las puedes solucionar a través de internet, como hacer algunas compras, reservaciones, etc. Además utiliza herramientas como Skype o Whatsapp, entre otras.
• Planea tus compromisos y no permitas que la agenda se sature. Lo sano es que tus días se encuentren organizados y así puedas dormir, por lo menos, seis horas diarias para tener la energía al ciento por ciento.


¿ESTRESADA? RECONOCE LOS SIGNOS:

• Te duele el estómago o la cabeza con frecuencia.
• Te cuesta trabajo conciliar el sueño.
• Estás de mal humor, irritable y sensible en exceso.
• Los pensamientos y las palabras se atropellan en tu mente y en tus labios.
• Pierdes el apetito o comes en exceso.

Comenta este post

cerrar