VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 7 personas

Pareja

¿Cómo ahorrar para el día de tu boda?

Pensar en boda es hacerlo en gastos. Es por ello que con ayuda de expertos te damos los tips infalibles que te ayudarán a administrarte.

¿Cómo ahorrar para el día de tu boda?

Antes que nada debes tener muy claro tu presupuesto, prioridades y el estilo de tu boda. Recuerda que, aunque sea uno de los eventos más importantes de tu vida, sólo dura ocho o diez horas, mientras que tu matrimonio será para siempre. Todavía te espera la luna de miel, la primera compra en el supermercado, amueblar tu casa o departamento, pagar los primeros servicios, tal vez una hipoteca, etcétera.

Hablemos de dinero

Debes sentarte con tu novio para platicar acerca de los ingresos y gastos mensuales de ambos. Una vez que tengan claro el capital que les queda libre, analicen cuánto pueden ahorrar a partir de ese momento. Los expertos recomiendan un año para ahorrar.

Gastos innecesarios

Es momento de ‘apretarte el cinturón’, olvídate del cafecito por antojo, las salidas a restaurantes o del cine semanal. Detente y piensa en las prioridades, ¡tu boda es primero! Si haces cuentas de cuánto gastas en estas ‘pequeñas’ cosas la suma crece y al pasar de los meses podrías pagar algo con ese dinero que sueles gastar de manera inecesaria.

Los invitados

Cuando tú y tu novio pagan la boda les corresponde la misma cantidad de invitados. Habla con tus papás sobre las personas que deseas los acompañen. Habrá algunos que no sabes si invitar o no, por ello pregúntate, “¿he visto o hablado con esta persona en el último año?”, si la respuesta es no, elimínala de tu lista. En dado caso de que tus padres quieran reunir a alguien más, proponles de manera cordial que te apoyen pagando los lugares extra que requieren. Por otra parte, Sharon Naylor, autora de 1,000 Ways to Save Money…and Still Have a Dazzling Wedding (1,000 maneras de ahorrar dinero y aún así tener una boda espectacular), propone clasificar a los invitados en categorías según parentesco; primero a la familia, luego primos segundos, amigos, colegas, conocidos; para que en dado caso de que tengas que eliminar personas, puedas suprimir el bloque completo sin herir sentimientos.

La emoción

Aunque no lo creas, este punto es el más importante. Cuando estás planeando tu boda todo es maravilloso y los proveedores te endulzan el oído y la vista tratando de venderte el “mejor” paquete. Te enseñan fotos hermosas de esas que has visto en Pinterest, y te imaginas una celebración increíble por el simple hecho de contratarlos. ¡Contrólate! “Ésta es una industria millonaria que se alimenta con la ilusión de los novios”, explica Francisco Romero, experto en finanzas. Antes de acordar un servicio, ve a tu casa, analízalo con tu futuro esposo y vean si entra en el presupuesto; si consideran que el precio es excesivo no lo soliciten. Sí existen proveedores buenos y baratos. Pide consejos a conocidos que se hayan casado recientemente, ellos te pueden recomendar a alguien.

Lugar y banquete

La mayoría de los salones, jardines y haciendas tiene a sus propios banqueteros, considera hacer uso de ellos, ya que el costo es menor. También muchos cuentan con paquetes que incluyen todo, menos ciertas cosas, como fotógrafo, Dj y florista; esto es bueno, porque además de facilitarte la planeación del gran evento, hará que tu bolsillo te lo agradezca.

Invitaciones

Existen salones, jardines o haciendas que incluyen cierto número de invitaciones, ¡ocúpalas! Y, en dado caso de ser necesario, pide al diseñador que te haga un descuento por las que te hagan falta, a él también le puedes solicitar las tarjetas de agradecimiento, los menús y toda aquella papelería que sea necesaria. Seamos realistas, estas cosas terminan en la basura. Estas impresiones reflejarán el estilo de tu evento, y sí, los invitados las admirarán, sin embargo, la mayoría, si no es que todas, acaban en el cesto. Opta por usar papel reciclado o invitaciones digitales. Recuerda del compromiso con el medio ambiente y con tu bolsillo. Para recortar costos, si es que las quieres impresas, inclínate por un diseño que utilice menos papel, como aquellas de sobre e invitación al mismo tiempo. Respecto al grabado, es mucho más barata la impresión que la escritura a mano o el realce, y de ser posible, elimina la envoltura de celofán.

Recuerdos

Se ha vuelto una tradición entregar a los asistentes un souvenir de tu boda, no obstante, además de que ya no está tan de moda, si no lo haces, nadie lo notará, asegura Anne Millán, Wedding Planner. Si aún así deseas dar regalitos piensa en algo que sea útil. Puede ser miel, mermelada, conservas, mantas para el frío, etc. “Mi consejo es que adquieran en tiendas online algunos recuerditos, ya que son más económicos”, comenta Millán. En ocasiones las tiendas en línea, como Ali Express, te hacen el envío ya listo para entregar, con moño y tarjeta de agradecimiento, ¡una gran opción para ahorrar tiempo y dinero! También se ha vuelto una obligación, más que una tradición, obsequiar a los invitados pantuflas o sandalias para que sigan bailando pasada la medianoche. Al respecto, la Wedding Planner comenta que hay dos tipos de novias, a las que les encanta esta idea, y aquellas que piensan que es ‘fodongo’ usarlas. Sin duda, puede ser buen detalle para los ahí presentes, mas es un gasto que puedes evitar. Mejor coméntale a tus familiares y amigos que lleven un par extra de zapatos cómodos si los que eligieron no lo son.

Música

Éste es uno de los elementos más importantes, ya que es el responsable de poner el ambiente de la fiesta. Toma en cuenta que los Dj son mucho más económicos que los grupos musicales. Si tu primera opción es un Dj, busca en YouTube los eventos que ha tenido, si ves que ‘prenden’ a la gente en más de tres videos, agenda una cita; también busca comentarios de novios que los hayan contratado. Por otra parte, si tu opción es la música en vivo, considera que incluya pocos músicos, pues mientras sean más, harás un mayor desembolso. Pregunta a amigos que hayan asistido a bodas recientes si les gustó el grupo, y acércate a solicitar costos.

El vestido

Por fortuna –comparte Millán–, existen diferentes opciones para verte espectacular sin necesidad de gastar parte importante del dinero destina- do a la boda. La experta recomienda pedirlo con un año de antelación, ya que muchas veces lo traen del extranjero para hacerlo a tu medida o, en dado caso, los arreglos pueden tardar algunos meses. Además, si lo encargas con tiempo puedes aprovechar los descuentos de los vestidos de la temporada pasada. No te agobies, si no elegiste uno de la colección actual, Millán asegura que nadie se dará cuenta; además lo más importante es que elijas el vestido que te enamore. También existen tiendas de segunda mano o con una causa maravillosa, como Guadalupe Blanco, donde además de contar con precios accesibles en vestidos nuevos y seminuevos, con la venta se generan donativos a asociaciones civiles.

Las flores

He aquí uno de los proveedores donde podemos gastar más dinero, y estoy segura de que tu novio no estará tan feliz de dar un pago extra por encima del presupuesto destinado a ello. Seamos sinceras, amamos las flores, son hermosas, pero sólo llegamos a admirarlas durante pocas horas. ¿Cómo tener estos presentes maravillosos sin gastar tanto? Considera las de temporada, el costo es mucho más bajo; otro consejo es poner más follaje a los arreglos, es más económino y lucirán muchísimo; opta por añadir velas, espejos, jarrones, botellas, objetos que decoren las mesas y reflejen el estilo de tu boda.

Comenta este post

cerrar