VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 21 personas

Realeza

Isabel abre el joyero real

Meghan se prepara para la gran boda, en tanto, las especulaciones crecen como la espuma. No sólo se habla de cómo será su vestido, sino de la corona que sostendrá el velo. ¿Qué tiara le prestará la monarca?

Isabel abre el joyero real

Es costumbre que la reina Isabel, cuya colección de coronas y joyas es extraordinaria, preste una de sus tiaras a las prometidas de la familia. Es por eso que nos preguntamos cuál será la que lleve Meghan. El menú es amplio e histórico, y la selección depende, como no podía ser de otra manera, del estilo personal de la actriz y de su vestido de novia.

¿Una elección discreta?

Nadie cree que Meghan siga los pasos de la duquesa de Cambridge, quien para su enlace en 2011, usó la muy discreta tiara Halo de Cartier, pequeña y de brillantes, que los padres de la reina Isabel le obsequiaron en su cumpleaños número 18, pero con el tiempo se convirtió en la favorita de su hermana, la princesa Margarita, y de su hija, la princesa Ana. No es el estilo de Meghan y con seguridad no imitará a Kate en ese día tan importante.

Tampoco se cree que luzca la famosa tiara Cambridge Lover’s Knot, que Isabel II obsequió a la princesa Diana por su boda en 1981. A Lady Di le encantaba y la usó en muchos actos oficiales, pero quizá sea un recuerdo sensible en un día que sólo debe pertenecer a los novios. Con 19 arcos de brillantes y una perla barroca en cada uno de ellos es, según la propia Diana, “pesada y las perlas hacen ruido al moverse, lo que me causa dolor de cabeza, pero aun así es mi favorita”.

Un guiño a Rusia

De inspiración rusa, destaca la tiara Kokoshnik, heredada por la reina Mary en 1925, la cual imita los adornos de cabeza de los campesinos rusos (¡aunque con 488 diamantes!). También brilla con luz propia la tiara Grand Duchess Vladimir, con 15 óvalos de brillantes, de los que cuelgan perlas o esmeraldas intercambiables, elaborada para Maria Pavlovna, esposa del gran duque Vladimir el día de su boda, en 1874.

Durante la revolución bolchevique, la familia real rusa huyó y vendió las pocas joyas que pudieron sacar de Rusia, entre ellas, esta tiara que la reina Mary, dicen, compró a un precio miserable. Es curioso, pero las 15 perlas y las 15 esmeraldas se guardan en pequeños estuches de terciopelo numerados, que marcan el lugar donde va cada una, de los que Angela Kelly, la dresser oficial de la reina Isabel está encargada.

Otra tiara de estilo ruso, que gusta mucho, es la tiara Fringe (con 47 barras de diamantes) que Isabel II usó en su boda en 1947. De ella existe la anécdota que justo antes de salir hacia la abadía de Westminster, la tiara se cayó y se partió en dos, siendo arreglada con urgencia por un joyero de Garrard, joyería que creó en 1919 y cuyo personal estaba en el palacio.

De estilo romántico a minimalista

¿Y si Meghan decide viajar al pasado y lucir la romántica tiara Floral Wreath (con flores de brillantes) que la reina Victoria usó en 1840? ¿O la tiara Strathmore Rose que la reina madre Isabel recibió de su suegra, la reina Mary, en 1923?

Aunque expertos reales en Reino Unido apuestan que la tiara Bandeau Art Deco es la mas à propos para el estilo de Meghan, pues es “sencilla, nada pretenciosa y tiene el estilo elegante de los años 30”, ¡veremos si tienen razón! Más importante en tamaño en la colección real es la tiara Girls of Great Britain and Ireland, con la que Isabel aparece en las monedas y billetes de libras esterlinas, y una de sus favoritas. Data de 1893 y viene del joyero de la reina Mary, abuela de la reina, y que más tarde fue bautizada como Granny’s Tiara o “la tiara de abuelita”.

Pero Isabel tiene muchas más, una de sus predilectas es la tiara Oriental, diseñada por el príncipe Alberto para la reina Victoria en 1853, con más de 2,600 diamantes y 11 rubíes (aunque el color rojo de éstos puede no ser muy apropiado para una boda). Si Meghan prefiere llevar algo ‘azul’, está la bella tiara George VI, de zafiros, regalo del padre de Isabel por su boda.

Y aunque la futura royal se ha hecho superamiga de Camilla Parker Bowles, es muy poco probable que quiera usar la tiara Boucheron Honeycomb (lucida muy menudo por la duquesa de Cornwall), heredada a la reina Isabel II por la reina madre.

Comenta este post

cerrar