VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 18 personas

Realeza

La guerra fría de la reina Letizia

Sus modales, su ácido carácter y la pésima relación que mantiene con la familia real, es de todos conocido, pero ahora, en su cuarto aniversario como reina consorte, la
ex periodista traspasó los límites.

La guerra fría de la reina Letizia

Cuando la relación sentimental del príncipe Felipe y la periodista Letizia Ortiz Rocasolano parecía tomar forma a mediados de 2002, el rey Juan Carlos I no solo estaba en desacuerdo con la decisión de su hijo, sino que incluso se aventuró a sentenciar: “Si se casa con ella, se acabará cargando la monarquía”.

Un hombre con su experiencia no hablaría por hablar; y al paso del tiempo el mundo ha atestiguado la manera en que Letizia se ha ocupado de construir su propia familia a la par de ir desterrando a la del rey Felipe VI, creando, por ejemplo, una ruptura irremediable entre este y su hermana Cristina, además de evitar la convivencia de sus hijas con sus primos Urdangarín y Marichalar.

La reina llegó para cambiar la estructura de la realeza española. Y tras protagonizar una década de escándalos, aunado al caso Nóos y, para rematar, la escena que encarnó en la misa de Pascua, dejándola muy mal posicionada, la sociedad española ha puesto una vez más sobre la mesa la relevancia de mantener viva a la monarquía, sobre todo ahora que el presupuesto del país está congelado y en el que se contempla una asignación a la casa real de 7.8 millones de euros, con un aumento del 1%.

Una guerra en solitario

Mientras que los descalabros de Letizia y el desprecio a su suegra han sido notables desde el nacimiento de sus hijas, Doña Sofía no ha tenido para su nuera más que admiración, así se lo reveló a la escritora Pilar Urbano, autora de La reina muy de cerca, a quien le confesó que en la mujer de su hijo veía a una chica “inteligente, alegre, dinámica, divertida, sensitiva (…) Importantísimo: tiene un sentido innato del deber y del servicio”.

¿Qué quedó de aquel ‘ejemplo impagable’ de la reina Sofía, que Letizia dijo, seguiría al pie de la letra? Nada. Pues hoy sabemos que Doña Sofía, con lágrimas en los ojos, llegó a confesar a sus familiares griegos que su nuera no la dejaba convivir con sus nietas y, en cambio la madre de Letizia, Paloma Rocasolano, no sale del palacio de la Zarzuela.

Aun con la disponibilidad, aceptación y apoyo que Doña Sofía le ha brindado, no tiene la aprobación de Letizia. La historia se remonta a 2010 cuando se desató el escándalo Nóos, el cual implicó a sus cuñados la infanta Cristina y a Iñaki Urdangarin, quien el 18 de junio ingresó a la cárcel de Brieva para cumplir la condena de cinco años y diez meses que se le impuso a consecuencia de este caso de corrupción política. El hecho manchó a la Corona y detonó que el ahora rey emérito abdicara en favor de su hijo, Felipe VI, decisión que hace cuatro años la convirtió en reina consorte y a la par, revelaría su cara más oscura.

Con un carácter enérgico, manipulador e impositivo, se encargó de separar a los Urdangarin de la Corona y reprobó que los reyes Juan Carlos I y Sofía apoyaran a su hija Cristina y se mantuvieran en contacto con sus nietos. A pesar del lazo de Felipe VI con su hermana y cuñado, él debió evitarlos, tal vez no por decisión propia, sino orillado por su esposa.

Lee el reportaje completo en nuestra revista desde el 5 de julio en kioscos.

Comenta este post

cerrar