VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 5 personas

Realeza

Preparativos para la primera boda gay en la corte inglesa

Este año la familia real ha estado en el ojo del huracán y está a punto de marcar tendencia al aceptar y celebrar el matrimonio de lord Ivar Mountbatten y su pareja James Coyle.

Preparativos para la primera boda gay en la corte inglesa

En el Palacio de Buckingham las aguas se han revuelto de nuevo, pues al parecer este año los integrantes de la familia real se encuentran dispuestos a romper con su imagen conservadora. Esto lo evidenció la noticia sobre el matrimonio del primo del príncipe Felipe de Edimburgo y de la reina Isabel II, lord Ivar Mountbatten.

Si bien no se trata de una noticia surgida en el interior de la Corona, el suceso se difundió como pólvora al impactar el seno familiar, pues el novio, James Coyle, es un miembro muy cercano y querido por todos. Recordemos que en 2016 lord Ivar se declaró homosexual en una entrevista concedida a un importante diario inglés, memorable porque unas semanas después su sobrino, el príncipe William, engalanó la portada de Attitude, revista dirigida a la comunidad LGBTTTI, acción que fue respaldada por su abuela, la monarca.

Un paso a la liberación

Desde antes de casarse en 1994 con Penelope Thompson, lord Ivar le comunicó en privado que era bisexual, pues si bien a lo largo de su vida siempre se sintió heterosexual, con el tiempo redefinió su identidad.

Al respecto, explicó a un medio inglés: “En una fase de mi matrimonio, Penny exigía lo que yo no podía darle. La tendencia hacia la homosexualidad se impuso en mí. La separación y divorcio fueron civilizados”.

Lo que no le resultó tan sencillo fue transmitirle esa información a sus hijas. No obstante, su reacción fue mejor de lo que esperaba, pues mientras la mayor, Ella, le hizo saber que no tenía ninguna importancia, Alix confesó estar consciente de ello desde antes de la confesión. Louise, la menor, en un principio se sintió incómoda pero terminó por aceptarlo.

Ni con la familia real ni en su círculo nuclear se ha sentido incómodo, pero el ojo público le fue difícil porque le tomó décadas de reflexión aceptarse a sí mismo y dar la noticia al mundo entero.

“Ivar está mucho más relajado, es más amable y se ha convertido en un gran cocinero…Nunca lo había visto tan feliz”. –Penelope Thompson

El amor, su motivo

Apenas en marzo de ese año conoció a James Coyle, su actual pareja y futuro esposo. El escenario: Verbier, Suiza, donde el lord se encontraba de vacaciones mientraS James encabezaba un curso dirigido a atletas. En palabras del mismo Ivar, un simple “hola” hizo surgir el interés. James lo había confundido con otra persona y lo saludó de manera desenfadada, detalle que cautivó al miembro real.

A partir de entonces los enamorados no han vuelto a separarse, y su amor ha sido tan genuino que muy pronto presentó a James con su familia, incluida su exesposa, quien en todo momento lo apoya y de hecho será quien los acompañe el día de la ceremonia. Su relación es a toda prueba, y muestra de ello es la explicación que brinda sobre su matrimonio:

“Quiero hacerlo por James, que no ha estado casado. Yo no necesito hacerlo porque ya lo he vivido y tengo unas hijas maravillosas, pero creo que es importante para él”.

Comenta este post

cerrar