VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 7 personas

Realeza

Bodas de oro en Noruega: La polémica relación entre los reyes

Los reyes Harald y Sonia celebraron 50 años de casados, un hecho plausible en pleno siglo XXI, cuando las cifras de divorcio crecen de manera vertiginosa. Sin duda, para un matrimonio feliz como el suyo, el tiempo vuela y nadie lleva la cuenta.

Bodas de oro en Noruega: La polémica relación entre los reyes

Cuando el 29 de agosto de 1968 en la majestuosa catedral de Oslo sonaron las campanas para celebrar la gran boda real noruega, la joven pareja al fin había alcanzado su sueño; la alegre y guapa plebeya Sonia Haraldsen, proveniente de una familia burguesa fabricante de ropa, y el galante príncipe heredero, Harald de Noruega, tuvieron que dejar pasar nueve años para hacer realidad su deseo de estar juntos.

A primera vista

Su amor es digno de un largometraje. Lucharon casi una década para que su amor sobreviviera, y su paciencia fue puesta a prueba. Harald siempre ha dicho que el día que conoció a Sonia (en un campamento de verano, cuando solo tenían 15 años) fue “un flechazo” porque su carácter lo cautivó. Es curioso, pero como suele ocurrir en muchas novelas, a ella en cambio el príncipe y la vida de la realeza “para nada le interesaban”; ese mundo nunca había sido parte de sus sueños. Esto hizo que actuara “con total indiferencia” (¡como las protagonistas de Corín Tellado!) ante el heredero; pero el joven, conocido por su seriedad y voluntad, nunca dejó de insistir ni de buscar a la guapa chica. Y de nada valió que los padres de ambos los mandaran a estudiar lejos de Noruega para separarlos; ¡el destino les tenía otros planes!

Vínculo inquebrantable

Mientras el romance permanecía en ‘secreto’ y los enamorados tenían 18 años, el príncipe fue enviado a estudiar dos años a Oxford, Inglaterra, para que olvidara a Sonia, quien se había ido a estudiar a Suiza. Lejos de su hogar, ella se formó en diseño de moda en l’École Professionnelle de Jeunes Filles en Lausana, Suiza, y más tarde trabajó como costurera en una casa de moda mientras seguía sus estudios de historia del arte y francés en la Universidad de Oslo.

Pero esa vida cambió cuando ella enfermó. Harald fue a buscarla para llevarla de regreso a Noruega y anunció que “renunciaría al trono si no podían casarse”. Al mismo tiempo se supo que Sonia había amenazado con el suicidio si el heredero contraía nupcias con otra mujer, ¡lo que la Casa Real Noruega nunca ha afirmado ni negado!

Lo cierto es que Harald fue forzado por su padre “a buscar esposa entre las princesas ‘casaderas’ de la aristocracia”. La joven Sofía de Grecia era una de las ‘favoritas’ en la lista, quien al final se unió en matrimonio con Juan Carlos de España (nos preguntamos si doña Sofía habría sido más feliz con Harald en vez del mujeriego de Juan Carlos).

Con el tiempo, el heredero le hizo comprender a su padre sus sentimientos y todo se solucionó. Y aunque la lucha por su amor se prolongó nueve años, el rey Olav V dio el visto bueno. Así, con la aprobación del Parlamento, se casaron.

Todo un triunfo, pues hay que recordar que en 1968 no era común ver ‘matrimonios por amor’ ni tampoco plebeyas en los tronos europeos, por lo que el amor de Harald y Sonia fue pionero. ¡Cómo olvidar aquella romántica ceremonia! Sonia se casó con un vestido de novia diseñado por ella misma, y dijo sentirse “la mujer más dichosa del mundo”.

¿Interesante? Que no tuvieron que renunciar a sus derechos a la corona, como ocurría en esos casos, estableciendo una nueva costumbre en las casas reales. Harald subió al trono en 1991 tras la muerte de su padre y, aunque ya ha pasado medio siglo de su épico enlace, ambos soberanos (de 81 años de edad) lucen plenos y felices.

Su controvertida familia

La pareja, muy bien llevada y sin escándalos personales, ha vivido con gran discreción rodeada por el amor de sus dos hijos: Marta Luisa y Haakon, quienes fueron educados en colegios públicos noruegos. Criados en una corte democrática con ideas avanzadas, ambos seguirían su ejemplo y se casarían por amor ¡y con plebeyos! Aunque sus historias son controvertidas: Haakon se unió en 2001 a Mette-Marit Tjessem Høiby, cuya vida de madre soltera y un pasado “más que complicado” fueron cuestionados, y Marta Luisa (hoy divorciada) lo hizo con el chocante escritor danés Ari Mikael Behn (su nombre verdadero es Ari Mikael Bjørshol). Y a pesar de ser la primogénita no podrá reinar; al nacer estaba vigente la ley sálica de Noruega, siendo Haakon el heredero al trono.

Según la corte noruega, la relación de la reina Sonia con su nuera, la princesa Mette- Marit, quien es muy emotiva y tiene continuas crisis, “es buena”, aunque tuvieron crianzas distintas; Sonia siempre ha sido estable y tradicional, todo lo contrario a Mette-Marit, quien de joven se embarazó de Morten Borg, encarcelado y convicto traficante de drogas, padre de su hijo Marius Borg Høiby, ¡y hasta participó en un reality en busca del amor! Y ahora que Marius, de 22 años, es modelo y no se lleva bien con su padrastro Haakon, se dice que la reina está tratando de “calmar las aguas” porque le tiene mucho cariño al joven, quien solo tenía cuatro años cuando llegó a la familia real.

MOMENTOS CLAVE

1968: La rubia plebeya Sonia y el príncipe heredero Harald se casan en la catedral de Oslo luego de enfrentar el desacuerdo de la monarquía por su amor.

1971: El 22 de septiembre nace Marta Luisa, su primogénita.

1973: Sonia da a luz a su segundo hijo, Haakon Magnus, príncipe heredero a la corona, el 20 de julio.

1991: A la muerte de su padre el rey Olav V, el 17 de enero Harald se convierte en el rey Harald V de Noruega y Sonia en reina.

2002 Los monarcas, modelo de felicidad conyugal en las cortes euro- peas, se convierten en abuelos con el nacimiento de Maud Angélica Behn, la hija mayor de la princesa Marta Luisa y el escritor Ari Behn.

2004 Nacimiento de su nieta Ingrid Alexandra, quien debido a que ley sálica de sucesión fue abolida en 1990, se convertirá en la primera reina de Noruega desde el siglo XIV, época en la que rigió la reina Margarita.

2015: Harald es el primer monarca reinante en visitar la Antártica.

2016: A los 78 años, el llamado “rey- marinero” por su amor a la navegación, compitió con el equipo de Noruega en el campeonato de veleros World Sailing Championships en el Lago Ontario, en Toronto, Canadá.

2017 Cuando ambos cumplieron 80 años de edad, el pueblo noruego recibió como regalo del rey, en honor de su mujer, el uso público de los Establos Reales donde la reina Sonia adora pintar y tiene sus cuadros en exhibición.

2018 El 29 de agosto fueron las bodas de oro de Harald y Sonia, que se celebraron con gran alegría a lo largo y ancho del país.

Comenta este post

cerrar