VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Tiempo libre

Galletas de avena y coco

¡Me encantan las galletas de avena! Encuentro que son un snack muy multiuso; para el desayuno, mediodía, el té o cualquier otra ocasión… Y más encima la avena hace bien, imposible mejor. Hace algunas semanas les di la receta probadísima de unas galletas de avena y pasas muy buenas del libro Imperdibles de la Martita […]

Galletas de avena y coco

¡Me encantan las galletas de avena! Encuentro que son un snack muy multiuso; para el desayuno, mediodía, el té o cualquier otra ocasión… Y más encima la avena hace bien, imposible mejor.

Hace algunas semanas les di la receta probadísima de unas galletas de avena y pasas muy buenas del libro Imperdibles de la Martita Serani. Sorry por lo monotemática, pero no me aguanté y esta vez les comparto una segunda versión de galletas de avena. Estas, en lugar de pasas, tienen coco. Tanto a las pasas como al coco los catalogaría como ingredientes “polémicos” porque no le gustan a todo el mundo, así que ideal tener dos versiones.

Esta receta es del nuevo libro A Mano de la Virginia Demaria. ¡Me encantó este libro! Al igual que Momentos, está categorizado por ocasiones y además tiene varias ideas de manualidades. ¡Dos de mis grandes hobbies en un solo libro! ¡Felicidad!

Ya, va la receta:

Ingredientes:
– 3/4 tazas de avena.
– 1 taza de azúcar rubia.
– 1 cucharadita de esencia de vainilla.
– 2 cucharadas de miel.
– 1 huevo.
– 1/2 taza de coco rallado.
– 1 taza de harina sin polvos de hornear.
– 1/2 cucharadita de polvos de hornear.
– 1/2 cucharadita de bicarbonato.
– 1/2 cucharadita de canela.
– 1 1/2 taza de avena

Preparación:
– Precalentar el horno a 180º.

– En un bol batir la mantequilla con el azúcar, y agregar la esencia de vainilla, la miel y el huevo. Añadir el coco rallado.

– En otro bol mezclar los ingredientes secos: la harina, los polvos de hornear, el bicarbonato y la canela. Incorporar la mezcla de mantequilla y terminar uniendo con la avena hasta obtener una masa fácil de trabajar, pero no seca. Tiene que estar húmeda.

– Hacer bolas del tamaño de una pelota de golf, ponerlas en una lata de horno con papel mantequilla y aplastar con el revés de una cuchara, dejando tres centímetros de separación entre cada una de ellas. Hornear durante 15 minutos o hasta que estén doradas. Para aplanar bien, después de que estén 10 minutos en el horno, sacar, aplastarlas con una espátula y esperar que se terminen de cocer (yo me salté este paso, me gustan que las galletas queden gorditas).

– Una vez listas dejar enfriar, pero antes retirar del papel.

¿Lo mejor de esta receta? ¡Es rapidísima! En sólo 40 minutos tendrán sus galletas listas para disfrutar.

¡Suerte con la receta!

Ale
En Twitter: @ale_cortes

Comenta este post

cerrar