VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 13 personas

Tiempo libre

El astroturismo: la nueva forma de conocer

El astroturismo es la nueva tendencia en viajes, cuyo objetivo es conocer lugares remotos donde admirar fenómenos celestes y olvidarse de la Tierra para conectarse con el Universo. Una gran opción si quieres vivir las vacaciones más mágicas, y mejor
aún si es de a dos.

El astroturismo: la nueva forma de conocer

Gracias a su compañía SpaceX, el magnate y empresario Elon Musk llevará por primera vez al japonés Yusaku Maezawa a dar una vuelta alrededor de la Luna en 2023. Mientras el multimillonario cumple el sueño de muchos y esperamos a que las naves espaciales turísticas se vuelvan una realidad no muy lejana, el astroturismo ha nacido como respuesta a la necesidad de admirar nuestro planeta a la distancia, de alejarnos de la contaminación y regresar a nuestras raíces astrológicas.

La curiosidad por descubrir qué hay más allá de nuestra atmósfera está latente. Hoteles en medio de la nada han reportado un incremento en sus reservaciones cuando se acercan eclipses o lluvias de estrellas, y el hashtag #astroturismo se ha convertido en uno de los más seguidos en Instagram, asimismo, los observatorios son visitados con más frecuencia. Sin duda, vivimos un verdadero boom de la contemplación estelar, y si quieres unirte a él, no tienes más que visitar alguna de estas locaciones, observar el cielo y maravillarte con un espectáculo omnipresente olvidado.

Desierto del Namib

Según datos de la revista Science Advances, 99% de las ciudades desarrolladas no tiene el privilegio de apreciar las estrellas debido a la contaminación lumínica, así que es necesario viajar a territorios alejados y mucho menos conglomerados para buscar la oscuridad, como lo es en la mayor parte del continente africano. El desierto del Namib tiene las condiciones ideales para los amantes del Universo, además de las dunas más grandes del mundo. No te imagines pequeñas curvas por las que montan los buggies (vehículos para andar en la arena), sino colinas de hasta 400 metros de alto que requieren escalarse para llegar a la cima. Desde ellas, con la ayuda del Space Observation Learning Centre (SOLNA), podrás ver las estrellas como los humanos lo hacían hace miles de años.

La mayoría de las excursiones de avistamiento estelar incluye telescopios, y no es porque no sea posible ver los astros, sino para que puedas apreciar lo diferentes que son de cerca; lo que parece una estrella, puede ser un racimo de ellas.

Los campos de Noruega

Las auroras boreales son, sin duda, uno de los espectáculos más perseguidos, y aunque se pueden admirar en varias zonas nórdicas, Noruega sigue siendo uno de los países favoritos para avistar el fenómeno multicolor, el cual ocurre cuando las partículas solares chocan con el campo magnético de la Tierra y producen un efecto de luces danzantes que van del verde al violeta. La mejor temporada para verlas es de septiembre a marzo, entre 6 pm y 1 am, pues hay oscuridad plena, y el mejor punto para divisarlas es en el norte. Aunque como todo fenómeno meteorológico, su aparición no es predecible, es probable que tengas la oportunidad de admirarlas en este marco. Para hacerlo realidad, la oficina de turismo local desarrolló la app Norway Lights (norway-lights.com), una herramienta útil que te ayudará a encontrarlas.

Montañas de Marruecos

El desierto del Sahara es otro territorio que ofrece la posibilidad de contemplar la Vía Láctea. Existen excursiones que te llevan hasta allí con telescopio en mano para adentrarte en la oscuridad y luego regresar a tu alojamiento: una tienda de campaña muy simple, pero confortable. ¿Por qué? Los grandes hoteles, de manera inevitable, vienen acompañados de electricidad para aumentar tu comodidad, mientras que los campamentos garantizan que no habrá más luz que las de velas para resaltar el magnífico paisaje.

El sol de medianoche en Islandia

Gracias a este fenómeno podrás ver de todo menos estrellas, y eso es justo lo que atrae a los trotamundos. Se vive durante el verano (de mayo a agosto) debido a que la rotación de la Tierra es similar a la del sol y nunca se pierde de vista. En dicha tempo- rada hay 24 horas de luz y es entonces que se obtienen paisajes surrealistas en plena noche iluminada.

Una experiencia sustentable

Cuando se trata de astroturismo, los alojamientos sencillos y las poblaciones menos populares también resultan beneficiadas. Esta manera de viajar puede ser una de las más ecoamigables al reducir el uso de electricidad y apoyar a pequeños comerciantes. Por este motivo, te recomendamos visitar Wirikuta en San Luis Potosí, México, una reserva natural sagrada para la cosmogonía huichol, y es que de acuerdo con su cultura, allí fue donde se creó el mundo. El Cosmos se aprecia en su esplendor desde estas tierras mágicas. Al visitarlos, mostramos además nuestro interés por proteger estos lugares ancestrales.

Desierto de Atacama, Chile

Esta zona del planeta tiene la fama de ofrecer las mejores vistas de la Vía Láctea. Por lo tanto, hay una variedad de hoteles y compañías de excursiones que organizan visitas guiadas al desierto para admirar el cielo estrellado, de constelaciones a simple vista hasta detalles a través del telescopio, como los cráteres de la Luna o los anillos de Saturno. El show en turno dependerá de la alineación del Universo en el momento de tu visita, pero sin importar cuál sea, Atacama rendirá homenaje a su fama y se asegurará de que tu viaje haya valido la pena.

Las estrellas de La Palma

El telescopio más grande del planeta se encuentra en las Islas Canarias y el cielo más limpio de Europa también, y por ello, La Palma se ha convertido en uno de los sitios más populares. Es 100% seguro que regresarás a casa con postales del Cosmos en tu memoria. Hay diversos puntos desde donde admirar las estrellas, como el volcán San Antonio, la montaña San Bartolo o Roque de los Muchachos. Elige tu sitio favorito y disfruta el inolvidable show de la naturaleza.

Comenta este post

cerrar