VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Tu cuerpo

Cuando mi rollo son “los rollos”

El problema del sobre peso es un tema más que conocido entre las mujeres, no hay reunión con amigas donde alguna manifieste su malestar acerca de “esos kilitos de más” que no ha podido bajar  y que la hacen sentir insegura, poco atractiva, en definitiva, disconforme con su cuerpo. Muchas acuden a doctores especialistas, nutricionistas, […]

Cuando mi rollo son “los rollos”

El problema del sobre peso es un tema más que conocido entre las mujeres, no hay reunión con amigas donde alguna manifieste su malestar acerca de “esos kilitos de más” que no ha podido bajar  y que la hacen sentir insegura, poco atractiva, en definitiva, disconforme con su cuerpo.

Muchas acuden a doctores especialistas, nutricionistas, siguen dietas rigurosas que tarde o temprano terminan en nada  y lo peor es que quedan sumidas en la sensación de que no tienen remedio, que nunca podrán bajar de peso, por lo que están condenadas a sentirse mal con su cuerpo de por vida.

Desde mi punto de vista, pienso que  el tema del sobre peso es visto por el común de las personas de una manera simplista, ya que en general incluye solamente la visión de la alimentación y solo en algunos casos se complementa con otros aspectos.

Recordemos que somos una unidad cuerpo y mente,  no podemos separarnos de la inmensa complejidad que somos, es por eso que me he dedicado en los últimos años a estudiar la misteriosa influencia de las emociones en el sobre peso, y ciertamente hay una relación bastante importante  por eso muchas veces queremos bajar de peso pero no lo conseguimos  y esto se puede deber a múltiples factores psicológicos y emocionales que  cambian la manera de funcionar de nuestro cuerpo, boicotean nuestra voluntad,  y ganas de estar contentas con nuestro físico.

Esto no solo quiere decir que las personas comen más cuando están tristes, deprimidas o ansiosas, sino que además nuestro cuerpo funciona de manera  distinta frente a estas emociones metabolizando los alimentos.  En palabras del Doctor Stephane Clerget: “una mala regulación de nuestras emociones puede inducir variaciones de peso sin que existan verdaderos excesos alimentarios o trastornos del comportamiento alimentario”, es decir podemos comer lo mismo y engordar más o menos dependiendo de la regulación de nuestras emociones.

Frente a este panorama recomiendo a las personas que me consultan trabajar en lograr un equilibrio emocional y mental para que eso se vea reflejado en su físico, es decir hacer un cambio de adentro hacia afuera, reconociendo que no existen las dietas milagrosas que nos transformarán como la Cenicienta sino que combatir el sobrepeso es un proceso que involucra autoconocimiento y valentía, mirarse desde lo más interno para cambiar mis emociones negativas y pensamientos rígidos por ser una persona más libre y segura de sí misma.

http://www.rosariomatte.comRosario Matte Covarrubias

http://psicologacorporal.blogspot.com/Psicóloga- Terapeuta Corporal

 

 

 

Comenta este post

cerrar