VanidadesCerrar
Email WhatsApp Compartido por 8 personas

Tu cuerpo

¡Desafíos sexuales!

No se trata del exceso de trabajo, los niños, el cansancio y el estrés, no. De eso ya mucho se ha dicho. Se trata de hacer realidad fantasías, de terminar con la rutina y darle aires nuevos y sorpresivos a la vida sexual en pareja. Palabra clave: Atreverse.

¡Desafíos sexuales!

Más allá de lo culturalmente establecido, de lo que se nos ha inculcado como correcto o incorrecto, sí o sí, somos seres sexuales. Y más allá de cuestiones reproductivas o biológicas, todo el mundo tiene fantasías sexuales, todos.

La psicóloga clínica, Michelle Pollmann, nos explica que “las fantasías sexuales son representaciones mentales de carácter sexual creadas por el inconsciente. Cada vez nos permitimos más hablar de estas fantasías, ya sea con una amiga, con nuestro terapeuta pero muy pocas veces con la pareja. Y creo que acá está el problema, porque cuando están en crisis creen que una posible solución es satisfacer una fantasía sexual con un tercero”. La experta nos cuenta que es muy común escuchar que los integrantes de una pareja creen que la mejor solución es concretar sus “ilusiones” con alguien proveniente de fuera del núcleo emocional formal.

En el caso de los solteros, si tienen fantasías y quieren cumplirlas, se amplían las posibilidades de encontrar a alguien con quien concretarlas sin miedos ni culpas, pero Pollmann señala que “cuando estás en pareja, y principalmente cuando estás mal, las fantasías pasan a ser ca- si una pesadilla, donde está puesta la posible solución para sobrevivir la crisis. Estoy segura de que ese no es el camino y que en la medida en que puedas solucionar los problemas de pareja, podrás conversar y satisfacer tus fantasías sexuales”.

LAS FANTASÍAS MÁS RECURRENTES

La psicóloga señala que, sin duda, entre las mujeres, el sexo salvaje, en donde no hay temor, angustia ni miedo, sino puro placer y una in- mensa sensación de ser deseada, encabeza la lista.
Los hombres son más creativos y tiene mucho que ver con la etapa de la vida en la que se encuentren. Los más jóvenes, señala Michelle, fantasean con mujeres maduras; los que están entre los 30 y los 50, son más osados, y se imaginan desde un encuentro casual con la babysitter, la vecina del edificio de al frente a la que espían a diario por la ventana o cualquier mujer que esté más expuesta corporalmente. Los mayores, cuenta la especialista, fantasean con mujeres más jóvenes.

LO QUE NOS DETIENE

Es difícil generalizar, porque cada pareja es un mundo, pero Pollmann dice que según su experiencia, a veces hay parejas que tienen un nivel de comunicación muy sano, casi siempre son parejas bien trabajadas que han hecho terapia anteriormente, leen o están interesados en algo que los ayude a ser conscientes y crecer como parejas. “Son pocas pero existen”. Es más común, según la psicóloga, encontrarse con dos personas comandadas por su ego, y agrega que “es realmente impresionante cómo el ego puede destruir una relación”. Estas parejas no logran conectarse con su cuerpo y su corazón, por ende no logran esa intimidad, complicidad y comunicación que se necesitan ni siquiera para hablar de las fantasías sexuales. “A mí no me deja de sorprender, que personas que nunca me han visto en su vida, en la tercera sesión me estén contando de su vida sexual con tanta libertad y, en la mayoría de los casos, intimidades que jamás han hablado con su pareja y no saben si lo podrían hacer”.

CONCRETAR EN PAREJA

Pero no todo está perdido, de hecho nada lo está. La especialista cree que todas las parejas deberían pasar por unas sesiones de pareja con alguna terapeuta sexual. En este sentido el Centro al Alma, cuenta con un staff de más de 20 profesionales, entre terapeutas y coach especializados en tratar la salud física y mental de las parejas.
Sin embargo, si no existen los recursos para este tipo de tratamientos, Michelle recomienda la lectura de libros eróticos como los de Megan Maxwell o Jodi Ellen Malpas. Despertar las sensaciones y deseos viendo películas como las de Erika Lust (para mujeres) o cualquiera otra que se acomode a los gustos de la pareja. También pueden oír las charlas de Esther Perel y Sue Johnson, ir a un sex shop y comprar juegos y juguetes. “Hacer algo distinto de lo que han estado haciendo. Hablar, y si les da vergüenza, aprender a hablar con vergüenza”.

FANTASÍAS HECHAS REALIDAD

“Creo que sería lo mejor que a una pareja le puede pasar. Es una buena manera de reavivar el deseo, sobre todo en relaciones de larga data. A veces la rutina mata lentamente las relaciones y, en ese camino, las fantasías sexuales toman un peso muy importante”, categoriza la terapeuta.
La vida sexual tiene que ser un ítem importan- te en todas las parejas. Abrirse a la posibilidad de proponerse desafíos sexuales a corto y largo plazo, como en una especie de juego, medio en serio medio en broma. Es sano y necesario para todas.

Comenta este post

cerrar